¿Viajar? Lo que tiene que decir la ciencia al respecto

¿Viajar? Lo que tiene que decir la ciencia al respecto

“La  felicidad proviene de experiencias, no de cosas”, es la conclusión a la que llegó el profesor Thomas Gilovich de la Universidad Cornell en 2016, luego de realizar diferentes estudios. Se buscó comparar la felicidad que generan los gastos en viajes o experiencias frente a la felicidad que produce adquirir objetos.

El interés por entender el valor de las experiencias nace al compararlas con la adquisición de un objeto desde su durabilidad; es un hecho que los objetos, en tanto sean conservados, van a tener una durabilidad mayor que las vivencias atadas a un momento determinado, pero los recuerdos y emociones que genera una historia se conservarán tanto como la persona los quiera recordar.

Un viaje proporciona gran cantidad de recuerdos, ya que están llenos de lugares y situaciones nuevas, lo que facilita su conservación en la memoria.

Cuando las personas están pensando en comprar un objeto, una gran cantidad de veces están pensando en lo que harán con este y no precisamente en tenerlo, por ejemplo, cuando una persona compra una guitarra no está pensando precisamente en lo que le hará sentir poseerla, sino en las experiencias que vivirá al interpretarla ya que como asegura Gilovich: “Invertir en experiencias forma una mayor parte de la identidad de las personas”

Le sugerimos: ¿Quién era el oftalmólogo Joaquim Barraquer?

Partiendo de la premisa de que somos seres sociales y que nuestras prácticas derivan, como diría el sociólogo Émile Durkheim (en Las reglas del método sociológico 1985), de la influencia social sobre la consciencia de cada persona; tiene un peso mayor en nuestra consciencia aquello que involucre un encuentro o interacción social.

Conocer nuevos entornos significa muchas veces conocer nuevas personas, lo que resulta en nuevas interacciones sociales.

En el estudio ¿Remordimiento de comprador u oportunidad perdida? , realizado en 2012 el profesor Gilovich, demuestra que causa un mayor arrepentimiento perder oportunidades que la compra de objetos, ya que por la estabilidad de una pertenencia es más fácil de conseguir en otro momento. Básicamente, perder un viaje genera un mayor descontento que no poder comprar una cámara o unos zapatos.

Información ampliada en inglés aquí

Compartir