VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE UN INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN Y FABRICACIÓN FARMECÉUTICA EN COLOMBIA

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE UN INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN Y FABRICACIÓN FARMECÉUTICA EN COLOMBIA

La semana pasada fue presentado un proyecto de ley en el Congreso de la República que busca crear el Instituto Colombiano de Investigación y Fabricación Farmacéutica ICIFF. La intención de esta iniciativa es absolutamente loable, pues es fundamental que Colombia tenga una autonomía en la producción de vacunas y otros fármacos.

Sin embargo, algunos aspectos del proyecto de ley requieren de mayor precisión para lograr el impacto esperado.  Por ello empezaré por destacar los aciertos del proyecto de ley y luego presentaré mis comentarios sobre algunos aspectos que pueden mejorarse durante los debates que le faltan a esta iniciativa en el Congreso.

Destaco que el autor del proyecto de ley, Senador Iván Darío Agudelo, tiene claro que para garantizar el éxito de una nueva institución como el ICIFF, ésta debe convocar tanto al sector público como al privado y tener régimen privado. En efecto, desde la década de los noventa el éxito de las instituciones de ciencia y tecnología ha estado determinado por su capacidad de usar el régimen privado para realizar actividades de ciencia y tecnología. Como muestra de lo anterior, están institutos como Agrosavia o el Von Humboldt que han mostrado resultados positivos, gracias en parte a poder ejecutar los recursos con el régimen de contratación privado. En ese sentido, establece que el ICIFF como entidad pública que pueda recibir recursos privados y que la rija el derecho privado es un gran acierto para que el ICIFF logre sus propósitos.

Otro punto que se debe resaltar del proyecto de ley es que busca que el ICIFF integre la producción de investigación científica en temas farmacéuticos con producción de vacunas o medicamentos. Buscar la conexión entre la producción de conocimiento y la manufactura ayuda a que los ciudadanos comprendan más fácilmente la conexión entre la ciencia y la tecnología que usamos a diario.

Pese a lo anterior, hay algunos puntos que el proyecto de ley debe revisar:

  1. Al establecer que la manufactura de los fármacos tendrá la siguiente restricción: "que no sean provistos por ningún otro actor ...”, resulta contradictorio con la promoción de la investigación científica del ICIFF pues, por ejemplo, si en el ICIFF se produce una vacuna contra el COVID19, ésta no podrá ser manufacturada porque Pfizer (otro actor) ya la provee. En ese sentido les pregunto a los Congresistas: ¿por qué quisieran crear una institución colombiana con tal restricción para la manufactura farmacológica? Crearla así es como crear un carro que no pueda tener ruedas, pues es de la esencia de la producción farmacéutica tener compuestos muy similares a los que proveen otros actores.
  2. Es que es necesario que se diferencien muy bien las competencias del ICIFF de las del Instituto Nacional de Salud - INS, pues por ejemplo, una de las funciones de la naciente entidad sería: aportar fundamento técnico y científico a los diferentes aspectos de la política pública en salud, la cual se parece mucho a una de las funciones que tiene actualmente el INS que es actuar como entidad de referencia nacional en salud pública y coordinador técnico de las redes (…) en el marco del Sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación.
  3. El proyecto de ley establece que el ICIFF estará integrado por representantes del sector público, del sector privado y de la academia. Sin embargo, en temas farmacéuticos, en el siglo XXI es necesario que tales órganos de dirección tengan representación de los usuarios o de los consumidores de tales medicamentos. De esa manera habrá una voz cercana a la ciudadanía en estos espacios.

 

En conclusión, considero que el proyecto de ley que crea el ICIFF es una iniciativa interesante que se presenta en el Congreso de la República. Es de mi opinión que iniciativas como esta requieren el apoyo de la comunidad científica para que lleguen a concretarse, así tenga punto que requieran algún tipo de precisión. Lo anterior, dado que cualquier esfuerzo por conseguir la seguridad farmacéutica en Colombia es importante. Desde AvanCiencia seguiremos el progreso de este proyecto de ley, pues resulta fundamental para el avance de la ciencia en nuestro país.

Compartir