Revista XXVI No. 2 de 2019

Recordando al Doctor Pablo Alberto Isaza Nieto

Recordando al Doctor Pablo Alberto Isaza Nieto

Fotografía: Juan Pablo Isaza.  "Para nuestra familia esta foto representa su mejor momento".

 

Palabras en sepelio de Pablo Alberto Isaza Nieto

Por: Fernando Espinosa Tovar
Ibagué, Febrero 4 de 2019

 

El fallecimiento del Dr. Pablo Alberto Isaza Nieto deja una profunda tristeza en la ciudad, el
departamento y la Nación.

En cada una de sus actuaciones privadas y como profesional Pablo se distinguió como modelo de decencia y dignidad. Las acciones de su vida son ejemplo de ética, de hombre público integral y de ciudadano sin tacha.

Médico salubrista y epidemiólogo por formación y temperamento, cumplió a cabalidad en los diferentes cargos que desempeñó: 1.Director del hospital de Saldaña. 2. Primer Director del hospital Federico Lleras de Ibagué. 3.Jefe de Atención Médica del Servicio de Salud del Tolima. 4. Director de Planeación del Ministerio de Salud. 5.Director del Fondo Nacional Hospitalario. 6. Consultor de la OPS y de la OMS. 7. Invitado como conferencista en Washington y varios países de Latinoamérica. 8.Autor de políticas públicas de Nutrición y Equidad de género en Ibagué y Armenia. 9.Presidente del capítulo Tolima de la Academia Nacional de Medicina y además, 10.Columnista avezado en el periódico tolimense “El nuevo Día”, en temas de salud, cultura y bienestar social.

Recibió varias distinciones por sus méritos y trayectorias en sus consultorías de OPS, PNUD y UNICEF. Fue condecorado con la Cruz de Esculapio, máxima distinción que hace la Federación Médica Colombiana a profesionales en el país que se destacan por sus actividades en favor de la Asociación y por la contribución a programas de orden social.

Producto de sus investigaciones epidemiológicas y de salud comunitaria dejó artículos y libros que implementan y contribuyen a la mejoría de falencias de nuestro Sistema de Salud, del cual fue un crítico racional y difusor de la necesidad de su mejor implementación, a través de reflexiones y vivencias a lo largo de su ejercicio profesional, de sus gestiones y realizaciones administrativas en Epidemiología y Salud Pública que serán útiles para tener un papel activo en los cambios que se requieren.

El trabajo en salud como lo manifestaba es único, por los factores que lo rodean y por su complejidad. El médico se relaciona con seres humanos que tienen grandes temores existenciales como la muerte, la invalidez, el dolor, la enfermedad, la soledad y que le demandan ayuda, al depositar confianza en la experticia del profesional.

La vida de Pablo fue una vida fecunda que respondió en cada momento al objetivo de la razón práctica, fue una vida admirable por el carácter inagotable de su interior que quería ser más en permanente depuración para mejorar su propio ser, el de su familia, el de sus amigos. Fue además una vida rica en nobles realizaciones como se ha expresado antes, para salir de lo establecido, de lo estático hacia horizontes insondables, adecuados a la grandeza de su espíritu humano con un gran flujo de energía e información.

Así Pablo entra a la inmortalidad rodeado del afecto y el respeto de sus amigos dilectos, del Colegio Médico del Tolima, de los Miembros de la Junta Directiva de la Academia Nacional de Medicina y de nuestro capítulo, así como de los capítulos de Bogotá, Valle del Cauca, Norte de Santander quienes han expresado por nuestro conducto sus sentidas condolencias.

Su esposa Clara Inés, sus hijos Juan Pablo y Ana María, sus nietos Nicolás, Pablo José y Sergio, así como sus demás familiares, tendrán como gran legado la vida y trayectoria de Pablo, la tenacidad de su carácter, la invariable rectitud de su conducta, su amor a Ibagué y al Tolima, su austeridad y desprendimiento, su sabiduría y sencillez.

He querido interpretar con estas palabras ante autoridades Civiles, Eclesiásticas, Militares, señoras y señores aquí presentes, el dolor que embarga al cuerpo médico, a los miembros de la Academia de Medicina y al Colegio Médico del Tolima con motivo del fallecimiento del Dr. Pablo Alberto Isaza Nieto, que siempre ocupará un sitio de honor entre los hombres grandes de nuestro departamento.

Compartir