Revista XXVI No. 2 de 2018

CAFÉ DE CIENCIA: Participación Ciudadana en Política de CTeI

CAFÉ DE CIENCIA: Participación Ciudadana en Política de CTeI

CAFÉ DE CIENCIA: UN ESPACIO PARA LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN POLÍTICA PÚBLICA DE CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN

Fernando Luna Vera y Andrea Navas Calixto[1]

 

Café de ciencia abril de 2018, Donde se discutió ¿cuál debe ser el rol de la ciencia en el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible ODS.

 

Introducción

 

Este número de la revista Innovación y Ciencia está dedicado a Políticas de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTeI). Las políticas de CTeI o políticas científicas implican consideraciones de dos actividades humanas fundamentales: “ciencia” y “política”.

Cuando hablamos de “políticas” lamentablemente en nuestro idioma español se puede confundir con la política en su peyorativo: “politiquería”, “esos políticos corruptos”. Sin embargo la política científica se refiere a la palabra política (policy en inglés[2]) como los planes de acción, programas y proyectos promovidos desde la esfera pública relacionados con la ciencia[3]

Así que cuando hablamos de políticas de CTeI, lo correcto es verlo con los ojos de la definición de políticas públicas: “Las políticas públicas son reflejo de los ideales y anhelos de la sociedad, expresan los objetivos de bienestar colectivo y permiten entender hacia dónde se quiere orientar el desarrollo y cómo hacerlo, evidenciando lo que se pretende conseguir con la intervención pública y cómo se distribuyen las responsabilidades y recursos entre los actores sociales.”[4]

 

De acuerdo con esta definición, la política de CTeI debería ser el reflejo de los ideales y anhelos no sólo de los investigadores o científicos, tampoco de cómo un gobierno de turno quiere que se genere y use el nuevo conocimiento en el país, sino que debería ser la construcción social que orienta a los diversos actores hacia acciones definidas, evaluables y verificables que generen una solución o un cambio de un tema socialmente relevante como es el nuevo conocimiento: generarlo (ciencia[5]), usarlo (tecnología) y comercializarlo (innovación). 

 

En este sentido, la inclusión de las comunidades y la sociedad civil en las dinámicas de producción y uso del conocimiento ha sido uno de los objetivos de Colciencias desde 2010 con la Estrategia Nacional de Apropiación Social de la CTeI[6]. Pero más recientemente en el  Libro Verde 2030 el cual presenta una propuesta de política CTeI cuyo objetivo es “es orientar la ciencia e innovación para que contribuyan en la solución de los problemas sociales, ambientales y económicos del país, actuando como catalizadores de cambio a nivel socio-técnico.”[7]

En dicho Libro Verde se presentaron los resultados de la encuesta “¿Qué camino cogemos?” a cerca de 500.000 ciudadanos, quienes expresaron sus mayores preocupaciones en relación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Este ejercicio se constituyó en la mayor consulta ciudadana realizada en país para informar el diseño de una política pública[8].

 

A puertas de un nuevo gobierno en Colombia, varias Academias y Asociaciones representantes del sector CTeI proponen también que dentro de las acciones para fortalecer nuestro Sistema Nacional de CTeI es vincular y hacer partícipe a la ciudadanía :

 

  • Propuesta No. 4 del Manifiesto por la Ciencia: Desafíos 2030: “Se requiere de un sistema que articule todos los niveles de educación con el sistema de ciencia y tecnología, y con los diversos sectores productivos y sociales, de modo que todos los ciudadanos puedan aportar al desarrollo del país”[9].
  • Propuesta No. 4 de las 10 propuestas de ACAC para el nuevo gobierno 2018 – 2022: “Garantizar transmisión del conocimiento científico en todos los rincones de Colombia con apoyo de instituciones de educación y sociedad civil organizada”.[10]

 

Pero, ¿Cómo lograr que la sociedad civil se involucre en la CTeI y las políticas de CTeI?.

En Colombia desde 2012 se ha venido desarrollando una de las estrategias que puede lograr esta meta, el “Café de Ciencia”.  Este artículo expone la experiencia de 12 espacios de participación ciudadana en CTeI llamados “Café de Ciencia” y propone fortalecer este espacio para lograr que la ciudadanía se entere, opine y forme parte de la implementación de las políticas relacionadas con ciencia, tecnología e innovación, específicamente de la política de innovación transformativa propuesta en el Libro Verde 2030.

 

¿Por qué el Café de Ciencia?

 

A pesar que a diario en el mundo actual todas las persona tenemos un contacto al menos indirecto con ciencia y tecnología, al hacer uso de los productos que de ellos se derivan, tales como artefactos, métodos, productos y servicios, no es común encontrar en la cotidianidad diálogos que reflexionen sobre la ciencia y la tecnología, mucho menos sobre las políticas que las orientan. Esto se debe en parte porque existe un una fuerte relación de lo “científico”, con lo formal, con lo académico. Por ejemplo, las charlas y divagaciones a la hora del café tienden a caer en tópicos mucho más universales como cultura popular, moda, tendencias, incluso política (politics en inglés, del quehacer de los políticos), más no sobre temas de CTeI, mucho menos sobre políticas (policy) de CTeI. Adicionalmente, los diálogos y reflexiones acerca de ciencia y tecnología son usualmente constreñidos a lugares físicos, formales, tales como el salón de clase, auditorios, museos, planetarios, entre otros.

 

Esta asociación entre ciencia y formalidad es desafiada a través de los “Café de Ciencia” los cuales son espacios que buscan suscitar discusiones y conversaciones significativas a partir de un tema de ciencia y tecnología expuesto por sus propios protagonistas (investigadores), en un ambiente no convencional, como un bar, un café o un restaurante, sin hacer uso de herramientas audiovisuales, tan solo con el poder de la palabra. Esta iniciativa fue de hecho iniciada en la ciudad de Leeds, UK en 1998 y hoy en día se ha formado la red internacional “Café Scientifique”[11] que asocia a diversos “Café de Ciencia” realizados en diversas ciudades del mundo, entre ellas Bogotá, Cali, Barranquilla donde se vienen realizando desde 2012, coordinado por el colectivo CIENTIFICAMENTE[12] y con el apoyo de diversas entidades como ACAC, Fundación Stellam y la Diáspora de Científicos e Investigadores Colombianos.

 

Un espacio de encuentro: diversidad de actores y escenarios

 

Los cafés de ciencia inician con la selección de un invitado que esté dispuesto a dar (ad-honorem) una charla de no más de 20 minutos, sin ayudas audiovisuales, sobre su quehacer científico, sobre los resultados de su trabajo como investigadores. Esto supone, que la mayoría de los invitados como expositores son investigadores o personas íntimamente ligadas al ejercicio de la ciencia. Por ejemplo, se han invitado al profesor Gustavo Buitrago, ex-director del Instituto de Biotecnología de la UN, al profesor José Vicente Rodriguez Cuenca, director del laboratorio de antropología forense de UN, la Dra. Lina Marcela Gallego, Ganadora del premio L´Oreal-Unesco para “La mujer en ciencia” 2012,Dr. Cesar Augusto Rodriguez Adaime, especialista en proyecto de ingeniería de materiales para la industria aeroespacial, entre otros.

 

Luego que el invitado ha aceptado participar del Café de Ciencia, se realiza entonces una convocatoria o invitación para el público en general, buscando atraer la mayor cantidad de personas, las cuales se espera que pertenezcan a diversos áreas, ojalá no participes de procesos de CTeI y con variadas formaciones, ya que la diversidad enriquecerá el diálogo. Por ejemplo, se han tenido como audiencia, amas de casa, chefs, músicos, diseñadores, administradores de empresas, artistas, médicos, estudiantes de todas las áreas, entre otros. La invitación al público en general se realiza a través de redes sociales, email y voz a voz, usando objetos visuales que sirven como flayers para extender la invitación.

 

El día del Café de Ciencia, luego que el público e invitados concurren al lugar pactado, se da inicio a la charla por parte del invitado, luego de hacer una corta presentación. El invitado habla libremente sobre el tema que se haya propuesto durante 20 o 30 minutos. A continuación se hace un pequeño receso para poder solicitar comida o bebidas por parte de la audiencia. Luego de dicho receso se abre un espacio de diálogo entre la audiencia y el invitado, moderado por alguien del equipo organizador. Este diálogo es totalmente abierto y usualmente resulta del intercambio de opiniones entre los participantes. Al cabo de máximo 2 horas, la sesión es terminada con una conclusión general y el agradecimiento al público asistente.  Finalmente, los participantes se quedan unos minutos más a intercambiar contactos y hacer relacionamiento.

 

Cifras del Café de Ciencia 2018

En la siguiente tabla se presentan algunas cifras sobre los Cafés de Ciencia realizados en el primer semestre de 2018. Con las cifras del evento creado en Facebook se puede generar una serie de datos característicos sobre el público interesado en el evento, audiencia (total de personas que vieron el evento por Facebook), porcentaje de edades de los interesados y género.

 

Fecha

Ciudad

Tema

Pregunta que nos convoca

Número de asistentes

Audiencia en evento de Facebook

Mayor % de edades

Mayor participación

feb-18

Cali

Inclusión

¿Cómo podemos hacer que nuestros proyectos sean incluyentes?

16

11.379

25-34 años

Mujeres

mar-18

Cali

Ingeniería de materiales

desarrollos hechos en el Valle del Cauca en el tema de ciencia e ingeniería de materiales

23

4.891

25-34 años

Mujeres =Hombres

abr-18

Barranquilla

Materiales en el espacio

¿Cómo se comporta un polímero en el espacio? Presentación del proyecto que llevará un material hecho en Colombia al espacio con Cubes In Space en asocio con la NASA.

25

 

 

 

 

 

 

4.734

18 – 24 años

Mujeres

abr-18

Cali

Ciencia y los objetivos de desarrollo sostenible

¿Cuál debe ser el rol de la ciencia, la tecnología y la innovación en el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible?

14

454

25-34 años

Mujeres

may-18

Barranquilla

Vidrios en el espacio

¿Las ventanas de vidrio de baja emisividad resistirán las condiciones extremas del espacio? (Presentación del proyecto espacial aceptado por el programa Cubes in Space, para los vuelos espaciales en la misión Sounding Rocket-5 (SR-5) NASA

20

469

25-34 años

Hombres

 

Seguir realizando el registro de esta información permitirá analizar las tendencias de interés en edad, género y tomar decisiones sobre las audiencias a las que queremos llegar dependiendo del tema propuesto para los próximos Cafés de Ciencia.

 

Lecciones Aprendidas

 

Luego de realizar 12 cafés de ciencia desde finales del 2012, nos hemos dado cuenta que es en el diálogo abierto donde el proceso de apropiación de la ciencia toma lugar. Se ha observado que los temas técnicos y científicos no son abordados en profundidad por el público pero en cambio sí sirven para generar discusiones y reflexiones más generales cuyo eje central está en la interpretación de los conceptos técnicos y científicos en la esfera de la cotidianidad. Varias conversaciones en el Café se tornan hacia preguntas como ¿cuál es el futuro de la investigación en Colombia?, ¿por qué el Gobierno no apoya más la ciencia?.

 

Por ejemplo, cuando se habló sobre pros y contras de los materiales genéticamente modificados, la discusión escaló hacia la seguridad alimentaria, las obligaciones del estado en asegurar y salvaguardar la salud de sus ciudadanos impulsado políticas de marcaje adecuado de alimentos genéticamente modificados etc. Este es un valor que consideramos sumamente importante, en el que la apropiación de la CTeI en estos espacios no se limita a la adquisición de nuevos conocimientos (definición de GMO) sino a la valoración de dicho conocimiento dentro de un contexto más general que toca directamente al ciudadano. Creemos que esto es posible cuando el público es diverso y puede darse un verdadero diálogo de saberes.

 

Así mismo, luego de identificar que el valor del Café de Ciencia está justamente en el debate y la discusión, se pensó en herramientas que permitieran dejar evidencia tangible, que pudiera ser recuperada extemporáneamente, de dichas conversaciones. Se identificó que una manera sencilla de llevar esto a cabo es la grabación de las discusiones y su posterior publicación en un sitio web para que pudiera ser escuchada por quien a bien lo tuviera (a través de servicios gratuitos de postcasting como soundcloud.com). A manera de ejemplo se presenta dicha sistematización que puede ser alcanzada en la siguiente dirección electrónica:  Dale click aquí

Otra manera de dejar la experiencia de la discusión del Café de Ciencia es recopilarlo en un artículo, como el publicado en 2017 que recoge la discusión del Café de Ciencia titulado “¿Vale la pena hacer un Doctorado?” publicado con el mismo nombre en esta revista, Revista XXIV No. 2 de 2017[13].

 

Desafíos

 

El principal desafío en esta práctica de los Cafés de Ciencia es su mantenimiento en el tiempo, ya que tanto su organización como los productos derivados (podcast o artìculo) son actividades voluntarias para aquellos que la organizamos. En este momento contamos únicamente con tres líderes de CIENTÍFICAMENTE dispuestos a llevar a cabo los cafés en sus tiempos libres (y no es suficiente). Esta falta de manos voluntarias o de un sistema de “negocio” que haga sostenible en el tiempo esta propuesta, lleva a que la frecuencia de los cafés sea baja y que se pierda continuidad en el proceso. Creemos que parte de la solución a este desafío es la unión de muchas más manos amigas que sean parte de la iniciativa.

 

Cafés de Ciencia como espacios para la generación de innovaciones a problemáticas locales a través del ejercicio del pensamiento científico.

 

Cómo se ha expuesto anteriormente los cafés de ciencia han cumplido ya algunas de las condiciones de apropiación social de la CTeI - ASCTI en cuanto que ha logrado generar escenarios de encuentro, con la participación de más de 100 personas sólo en el primer semestre de 2018, una población diversa, caracterizada por su cercanía a procesos de desarrollo de ciencia y tecnología cercanos, en su mayoría, a instituciones educativas o centros de investigación. Esta población ya ha sido sensibilizada sobre la importancia de debatir temas de CTeI. Sin embargo, es claro que los cafés como actividad ASCTI podrían vincular sectores de la sociedad que hasta ahora no han sido involucrados, fundamentalmente comunidades no-académicas (fundaciones, ongs, juntas de acción comunal, etc) para quienes el café de ciencia puede representar un lugar de co-creación para la formulación de proyectos que den solución a sus problemas locales cuya solución implique el ejercicio de una actitud y pensamiento científicos.

 

Propuesta para una nueva generación de Cafés de Ciencia: Un espacio para la innovación transformativa

 

El Libro Verde de Colciencias nos brinda un espacio para la reflexión sobre cómo direccionar la política pública de CTeI para dar respuesta a los grandes desafíos globales y nacionales, como los objetivos de desarrollo sostenible. Este direccionamiento se realiza con un enfoque llamado innovación transformativa, el cual busca cambiar sistemas socio-técnicos (maneras de hacer las cosas en la sociedad) hacia unos de mayor sostenibilidad (una transformación social, económica y ambiental), para lo cual es necesario reorientar las relaciones sociales y económicas, así como las de las personas con su entorno. En palabras más claras este direccionamiento hace referencia a que el mundo se enfrenta a grandes problemas sociales, medioambientales y económicos y  “la innovación requerida para crear el futuro no vendrá de una sola fuente. No de la ciencia, no de la tecnología, no de los gobiernos, no de los negocios, sino de todos nosotros.” - Hannah Jones (Jefe de negocios sostenibles Nike).

  ¿Cómo pueden los Cafés de Ciencia ser espacios de transición para la implementación de una política de innovación transformativa?

 

Se propone aprovechar estos espacios para desarrollar actividades puntuales mediante metodologías de co-creación para la formulación y gestión de proyectos comunitarios que den solución a problemas locales cuya resolución implique el uso de pensamiento científico.

 

Para aprovechar los resultados de análisis de la consulta ciudadana “¿Qué camino cogemos?” publicada en el Libro Verde 2030 de Colciencias, la cual buscaba motivar la participación ciudadana para identificar rutas de investigación “como un mecanismo para mejorar la eficiencia, calidad y relevancia de la investigación y mejorar la transparencia y la confianza en la ciencia” , proponemos comenzar a realizar nuevos Cafés de Ciencia que convoquen a la ciudadanía y a los investigadores a dialogar en torno a los temas que ambos actores manifestaron gran interés en la encuesta de Colciencias, de acuerdo con la  Tabla 10. Clasificación de ODS de acuerdo con la intensidad de investigación e intereses ciudadanos (página 32),  los temas de mayor interés en los que coinciden los investigadores y la ciudadanía son:

  1. Vida de ecosistemas terrestres (ODS 15)
  2. Acción por el clima (ODS 13)
  3. Producción y consumo responsables (ODS 12)
  4. Salud y bienestar (ODS 3)
  5. Industria, innovación e infraestructura (ODS 9)

 

 

El Café de Ciencia podría ser un espacio en el que la ciudadanía activa puede acercarse en torno a los anteriores ODS priorizados con tres objetivos específicos: 1. Poner en acción el conocimiento que cada individuo tiene, para ello hay un proceso donde el conocimiento tácito se hace explícito por medio de la resolución de preguntas cómo “¿Qué conocimiento tengo que sea útil para la comunidad?”. 2. Desarrollar habilidades científicas por medio de la formulación y ejecución de un proyecto que dé solución a problemáticas locales. 3. Construir colectivamente soluciones con ideas consensuadas entre investigadores y ciudadanía (con metodologías de co-creación).

 

La nueva visión de café de ciencia implica que el encuentro con uno o varios expertos en calidad de mentores, entre más interdisciplinario mejor, así como el debate y diálogo (consenso y disenso) sobre dicho tema, no será el fín último del café sino que ese encuentro será el primero de la comunidad con unos mentores, quien los acompañará en el proceso de formulación y gestión de un proyecto comunitario. Esta estrategia busca desarrollar conceptos de desarrollo humano y desarrollo sostenible en la que los ciudadanos ganen libertades al empoderarse para cambiar su realidad al solucionar un problema concreto y localizado usando metodologías de pensamiento científico.

 

Proceso de ejecución de un Proyecto de Café de Ciencia.

Condiciones mínimas para la ejecución de un Café de Ciencia como espacio de transición para la innovación transformativa.

 

+  Contar con uno o varios expertos de diversas disciplinas que deseen a manera de voluntaria donar su tiempo y experticia  en el desarrollo de habilidades científicas de comunidades humanas a través de proyectos muy localizados y de muy corta duración.

+ Contar con un grupo en la comunidad que haya identificado liderazgos (Juntas de  acción comunal, grupos juveniles, etc).

+ Preferiblemente dentro de la comunidad debe haber participantes de organizaciones formales (juntas de acción comunal, colegios, universidades, entidades comerciales) que puedan aportar algún capital para la realización del proyecto.

 

Conclusiones

 

Los Cafés de Ciencia son espacios de interacción entre investigadores y ciudadanos donde se dialoga en torno a diversos temas de ciencia, tecnología e innovación. Con la experiencia de haber realizado 12 Cafés de Ciencia en Bogotá, Cali y Barranquilla, el colectivo CIENTÍFICAMENTE propone llevar a otro nivel este espacio para brindar una oportunidad de transición donde la ciudadanía participe activamente en la implementación de la política CTeI orientada hacia la búsqueda de soluciones a problemas locales relevantes con cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible. El desafío para hacer esto posible depende lograr consolidar un grupo de personas comprometidas para la organización de los Cafés de Ciencia.

 

Agradecimientos

 

El colectivo CIENTÍFICAMENTE agradece profundamente la colaboración de la Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencia en la realización de los Cafés de Ciencia de 2018.

Agradecemos a Diego Chavarro Bohórquez por sus comentarios y observaciones sobre este documento.

 

 

 

[1] Contacto: Fernando Luna Vera, Ph.D. Director Técnico-Balabs S.A.S  director@balabs.co

Andrea Navas Calixto Gestora de CTeI acnavascalixto@gmail.com

 

[2] En español contamos con la desventaja de tener la misma palabra “política” para referirnos a tres cosas que en idioma anglosajón si se diferencian: policy (las políticas públicas), politics (el quehacer de las personas que hacen polìtica, los políticos), polity (el tipo de organización del estado: parlamentario, monarquía, dictadura, etc.)

[4] Torres-Melo, J., & Santander, J. (2013). Introducción a las políticas públicas: Conceptos y herramientas desde la relación entre Estado y ciudadanía. IEMP Ediciones. PAG. 15

[5] Entiéndase Ciencia como nuevo conocimiento, incluida todas las áreas del conocimiento.

[6] Estrategia Nacional de Apropiación Social de la CTeI Colciencias: Ver http://www.colciencias.gov.co/sites/default/files/ckeditor_files/estrategia-nacional-apropiacionsocial.pdf

 

[7]Colciencias, Libro Verde 2030. (2018)

[8] Colciencias, Libro Verde 2030, Política de Ciencia e Innovación para el desarrollo sostenible para discutir, 2018. Pag. 30

[10] 10 propuestas de ACAC para el nuevo gobierno 2018 – 2022:  https://drive.google.com/file/d/1RitLzaLK4sn3MFs4PEy7GWqqdBP2gluX/view

 

[11] Vea los Cafès de Ciencia registrados en todo el mundo: http://www.cafescientifique.org/index.php?option=com_contentbuilder&view=list&Itemid=493

 

[12] Somos un colectivo para la apropiación social de la ciencia, la tecnología y la cultura, que mediante procesos de co-creación e innovación, incentiva la participación de la sociedad civil en la construcción

de futuro con miras al desarrollo sostenible, en articulación con todos los actores sociales. (https://www.facebook.com/Cientificamente.net/)

 

Compartir