Revista XXIV No. 2 de 2017

Tuberculosis en población indígena de Colombia

Tuberculosis en población indígena de Colombia

Dario Puerto Gama1, Lina Erazo Márquez1, Claudia Llerena Polo2, Angie Zabaleta2, Gloria Mercedes Puerto1*.

1 Grupo de Micobacterias, Dirección de Investigación en Salud Pública. Instituto Nacional de Salud, Colombia.

1 Grupo de Micobacterias, Dirección de Redes en Salud Pública. Instituto Nacional de Salud, Colombia.

 *Autor de correspondencia: gpuerto@ins.gov.co

 

La tuberculosis (TB) es una enfermedad infecciosa que afecta principalmente los pulmones u otros órganos del cuerpo;  se transmite por medio de pequeñas gotas de saliva provenientes de pacientes enfermos, al hablar, toser, estornudar o escupir y se puede presentar en personas de cualquier edad.

Existen diferentes poblaciones que son más susceptibles de contagiarse y desarrollar la enfermedad, por características particulares, como son población privada de la libertad, militares, adulto mayor, escolares, trabajadores de la salud e indígenas.

Según la Organización Nacional de Indígenas Colombianos, hay 102 pueblos indígenas, sin embargo en el último censo nacional realizado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística DANE en 2005, se registraron solamente 87, siendo los más representativos Emberá, Uˈwa, Inga, Muisca, Arhuaco, Kurripaco, Sikuani, Guayabero, Nukak Makú, Tucano, entre otros; éstos se encuentran distribuidos en 710 resguardos localizados en 27 de las 36 entidades territoriales del país.

En el mundo se presentan alrededor de 10.4 millones de casos nuevos cada año y esta enfermedad es la segunda causa de muerte por enfermedades infecciosas con 1.8 millones de fallecidos al año. En el caso de Colombia, en el 2016 se presentaron 12.625 casos nuevos, de los cuales 698 se presentaron en población indígena.

La presencia y persistencia de la TB en población indígena está ligada a varios factores dentro de los que se encuentran, la ubicación geográfica de los resguardos (generalmente es en zonas rurales de difícil acceso), dificultades de acceso al transporte (falta de oferta y recursos), altos índices de pobreza (ingresos económicos reducidos y precarios), creencias y prácticas culturales (choque entre la medicina tradicional indígena y la medicina occidental), desnutrición, condición nómada (que afecta la adherencia al tratamiento) y dificultad para comunicarse con el personal de salud (existen alrededor de 64 lenguas indígenas) entre otros.

El grupo de Micobacterias del Instituto Nacional de Salud, recibe de las Secretarias Departamentales de Salud, cultivos de M. tuberculosis provenientes de población indígena, para realizar pruebas de susceptibilidad a medicamentos,  a partir de estos, se analizaron 364 aislamientos por las pruebas moleculares (spoligotyping y MIRU-VNTR) con el fin de conocer su perfil genético e identificar la circulación de aislamientos clínicos iguales o diferentes.

La combinación de estas pruebas moleculares permite identificar cadenas de transmisión entre pacientes, y son de gran ayuda para establecer la presentación de brotes de la enfermedad dentro de las comunidades. Por otra parte se pueden identificar las familias geneticas circulantes.

A partir de los resultados del estudio, se encontró que la tuberculosis en pueblos indígenas afecta principalmente a hombres, aunque la diferencia es mínima, comparado con mujeres, y que en más de la mitad de los pacientes el diagnóstico de la enfermedad se hace en una etapa avanzada.

Las comunidades indígenas que mayor número de casos de TB presentaron fueron Wayuú, Emberá Chamí, Awá, Nasa Paéz y Uwa, Estas comunidades indígenas en Colombia no tienen asegurado el abastecimiento de agua potable, viven en regiones que tienen conflicto armado, sus cultivos recibieron fumigaciones con glifosato y presentan deficiencias en la capacidad agropecuaria; lo anterior puede influir en el aseguramiento de los alimentos, conllevando a desnutrición y por ende a aumentar el riesgo de aparición de la enfermedad.

Más del 80% de los aislamientos analizados no presentaron ningún tipo de resistencia a los medicamentos antituberculosos, que supone un adecuado manejo programático de la enfermedad; sin embargo, se encontraron 16% de aislamientos con resistencia a más de un medicamento (rifampicina e isoniazida), indicando fallas en el tratamiento, transmisión de cepas con resistencia primaria, falta de adherencia y falta de seguimiento a los casos entre otros. La presencia de aislamientos resistentes en población vulnerable como lo es la indígena, debe constituirse en una alerta que debe generar y orientar la implementación de acciones programáticas que permitan controlar la TB sensible cuyo tratamiento es más cortó, menos tóxico y más efectivo, evitando tratamientos de segunda línea.

Por otro lado, en tuberculosis los casos se clasifican según los esquemas de tratamiento recibidos en nuevos o previamente tratados; en este estudio el 9.6% de los casos fueron previamente tratados, esto puede deberse al abandono del tratamiento por diferentes condiciones, como falta de recursos para desplazarse y sostenimiento para acudir diariamente al centro de salud que suministra el tratamiento, así como largas distancias de los resguardos lo que dificulta la adherencia y finalización del tratamiento, estos factores también contribuyen a la aparición de resistencia a los medicamentos.

A partir de las metodologías moleculares de caracterización de huellas genéticas de los aislamientos, se lograron confirmar casos de transmisión activa de la enfermedad, infección mixta y reinfecciones, lo que indica que un paciente pued tener más de un aislamiento de M. tuberculosis causante de enfermedad. Se encontraron huellas genéticas de M. tuberculosis que no han sido reportadas en otros lugares del mundo, ni en Colombia probablemente circulantes solo en población indígena colombiana. Por primera vez para Colombia se identificó la circulación del genotipo Beijing Like- 406 asociado a TB resistente a los medicamentos.  Los genotipos identificados en población indígena pertenecían a los sublinajes LAM (37,18%), patrones huérfanos (29,9%), Harleem (15,8%), T (8,1%), U (3,2%), S (2,6%), X (2,1%) y Beijing (0,85).

Los departamentos con mayor número de pacientes indígenas con TB fueron La Guajira, Nariño y Risaralda.

Finalmente se puede concluir que la tuberculosis es una enfermedad que afecta a los pueblos indígenas de Colombia, por lo que se recomienda que las estrategias de control se deban articular con un entendimiento profundo de las características sociales y culturales de esta población, así mismo es deseable que se incremente el número de cultivos para diagnóstico de TB en población indígena, dando cumplimiento a los lineamientos nacionales del Programa de control de tuberculosis, como el  fortalecimiento de las acciones de promoción, prevención, diagnóstico, tratamiento, seguimiento y vigilancia de la TB en todos los departamentos con población indígena en Colombia.

 

Compartir