Revista XXV No. 1 de 2018

Explorando el bosque seco: Un libro ilustrado para promover la conservación natural en Colombia

Explorando el bosque seco: Un libro ilustrado para promover la conservación natural en Colombia

Autora

Cristina Romero Ríos. Magister en Divulgación Científica y Apropiación Social del Conocimiento.

Correo: crr.2@hotmail.com


Resumen

Los bosques secos tropicales son uno de los ecosistemas más amenazados en el mundo. En Colombia actualmente sólo existe el 8% de su territorio inicial, del cual menos del 5% se encuentra protegido. Este artículo, derivado de una tesis de maestría para acceder al título de MSc en Divulgación Científica y Apropiación Social del Conocimiento, describe el proceso de conceptualización, desarrollo y evaluación de un libro ilustrado dirigido a niños colombianos entre los 7 y los 11 años, con el cual se pretende generar actitudes positivas para la conservación de los bosques secos.

 

Explorando el bosque seco:

Un libro ilustrado para promover la conservación natural en Colombia

Ilustración 1. Una chicharra cantando sobre un guayacán amarillo, ella busca encontrar el amor verdadero

Cierra los ojos e imagina un bosque tropical. Es muy probable que hayas pensado en una selva espesa cercana al Amazonas, en la que árboles altos y frondosos bloquean mucha de la radiación solar. Históricamente los bosques húmedos han sido el gran referente de la naturaleza en los trópicos, pero ese no es el único tipo de bosque que existe aquí. De hecho, hay un bosque particular que es capaz de soportar duras sequías y reverdecer cuando llegan las lluvias. Se trata del bosque seco tropical, uno de los ecosistemas más amenazados del mundo.

En este artículo te voy a contar los principales aprendizajes que tuve haciendo la investigación y desarrollo de un libro ilustrado que habla sobre los bosques secos en Colombia. Ese fue el producto de mi tesis para merecer el título de Máster en Divulgación Científica y Apropiación Social del Conocimiento que estudié en la Universidad de Edimburgo, Escocia. Primero vamos a revisar las principales características de estos maravillosos ecosistemas, después exploraremos algunas estrategias para que las personas se apropien del conocimiento y tengan una actitud positiva frente a la conservación de estos bosques. Posteriormente hablaré de las consideraciones que tuve en cuenta para escribir e ilustrar el libro, y finalmente compartiré las conclusiones a las que llegué luego de analizar el libro y la reacción que tuvieron los niños y adultos con los que compartí la primera versión.

 

1. Revisión Bibliográfica

1.1 El bosque seco en Colombia: ¿qué es y por qué es urgente conservarlo?

El bosque seco se caracteriza por tener temperaturas mayores a los 17°C y por tener una estacionalidad muy marcada (1). Cada año, en los bosques secos se presenta una época de sequía que dura 3 a 6 meses, la mayoría de los árboles pierden sus hojas y los tonos café predominan en el paisaje. Sin embargo, cuando llega la época de lluvias la vegetación reverdece y el paisaje se llena de vida.

En Colombia existen bosques secos en la costa Caribe, en el norte de los Andes, en los valles del Cauca, Magdalena y del Patía, y en los llanos orientales (1). En estos ecosistemas se escucha el insistente canto de las chicharras (familia Cicadidae), mientras que el cielo se colorea con el plumaje de las guacamayas bandera (Ara macao) que vuelan en búsqueda de semillas y refugio. Por las ramas de árboles como la ceiba blanca (Ura crepitans), el matarratón (Gliricidia sepium) y el caracolí (Anacardium excelsum) se ven brincar el carismático tití cabeciblanco (Saguinus oedipus) y otros alegres y curiosos simios. Por el suelo del bosque camina el grandioso jaguar (Panthera onca), quien es el rey de todos los ecosistemas que recorre en su viaje desde el norte de México hasta Argentina. Serpientes, ranas, insectos, pequeños y grandes roedores, plantas con flores y espinas de curiosas formas se mezclan en un ambiente único y siempre cambiante. Todas las especies que habitan en el bosque seco se han adaptado sus difíciles condiciones de vida, y aunque algunas migran a otros ecosistemas cuando llega la escasez, muchas sólo existen en estos particulares ambientes.

Ilustración 2. Una pareja de periquitos, eternos enamorados que colorean el aire de los bosques secos.

Gracias a las características climáticas de los bosques secos, sus suelos son generalmente fértiles, existen menos plagas que en los bosques húmedos, y las condiciones ambientales son adecuadas para el asentamiento humano (2). Dentro de los beneficios que estos ecosistemas ofrecen a las comunidades aledañas está la madera para leña y construcción, frutos, plantas medicinales, animales para el consumo, regulación climática y del agua, entre otros (2). A pesar de estos servicios y de la gran diversidad natural que congregan, la relación de las personas con estos espacios no ha sido armónica durante siglos. Algunos de las principales amenazas que hoy enfrenta este ecosistema en Colombia son la deforestación para abrir paso a la agricultura, ganadería y asentamientos humanos (3).

Como consecuencia, de las 9 millones de hectáreas que había inicialmente de bosque seco en Colombia, actualmente sólo queda un fragmentado 8% (4). Para hacerlo más alarmante, tan sólo un 5% del territorio que queda se encuentra protegido por el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, y, tristemente, el conocimiento científico que se tiene de esos ecosistemas es aún insuficiente para servir como base en el desarrollo de políticas más fuertes para su restauración y conservación (2).

Así pues, los bosques secos tropicales en Colombia se encuentran altamente fragmentados y alterados, y corren gran riesgo de desaparecer. Se necesita un aumento en las acciones de investigación, conservación, manejo sostenible y trabajo con las comunidades para preservar estos ecosistemas que están llenas de maravillas aún por descubrir.

1.2. Consideraciones para desarrollar un material de divulgación científica que se conecte con el público desde "aguas arriba"

A pesar de que aún queda mucho por conocer de los bosques secos, en Colombia se han hecho importantes esfuerzos investigativos que han producido publicaciones dirigidas principalmente a la comunidad científica y los tomadores de decisiones. Este material también puede ser utilizado para involucrar a públicos no especializados con la conservación de los bosques secos. A través de la "participación aguas arriba" (Upstream Engagement en inglés), las comunidades no solamente son informadas sobre los nuevos descubrimientos científicos, sino que sus conocimientos y expectativas son valoradas como un insumo fundamental para la toma de decisiones (5). Allí se crea un virtuoso intercambio de conocimiento entre quienes crean las estrategias de conservación y quienes en carne propia deben ejecutar las acciones.

Ahora bien, se ha comprobado que no es suficiente con comunicar datos científicos a las personas para que cambien su comportamiento (6). La información debe ser traducida de tal forma que sea atractiva para el público, que la encuentren relevante y que se conecte tanto con sus emociones como con sus perspectivas de beneficios personales (6). La explicación de esto está en que nuestros cerebros le prestan más atención a la información que proviene de nuestras emociones (7). Por ejemplo, las experiencias positivas con la naturaleza influencian actitudes positivas para el cuidado del medio ambiente (8). Por estos motivos, la manera en la que se presente a las comunidades el conocimiento sobre los bosques secos debe ser no sólo informativa, sino emocionalmente cautivante.

Los Resultados Genéricos de Aprendizaje (GLO's por sus siglas en inglés) permiten proyectar las habilidades, conocimientos, actitudes, destrezas y sensaciones que los usuarios de determinado recurso deberían tener después de su uso. En la Figura 1 se muestran las categorías de los GLO's relacionadas con algunas sensaciones que conllevan a la convicción de cuidar el medio ambiente.

Figura 1. Resultados genéricos de aprendizaje enmarcados por algunos de los sentimientos que investigaciones en psicología de la conservación han reconocido como positivas para fomentar actitudes de protección ambiental. Adaptado de Arts Council (9)

 

1.3. Definiendo los públicos

Hasta ahora hemos revisado algunas de las principales características y retos de los bosques secos, y vimos unas cuantas estrategias para conectar al público con la información científica de los bosques. Ahora responderemos a la pregunta de ¿quiénes son los públicos más adecuados para presentar un libro ilustrado que motive a la conservación de los bosques secos en Colombia?

Piaget (1896-1980) propuso las etapas del desarrollo cognitivo de los seres humanos. Según su teoría, desde los 7 y hasta los 11 años los individuos se encuentran en la etapa 'Lógica Operacional', y las características de desarrollo en esa instancia fueron seleccionadas como oportunas para presentar un recurso como el de este trabajo. En esta instancia los niños son lo suficientemente maduros para utilizar el pensamiento lógico y pueden estar concentrados en una tarea por tiempos más largos que en etapas anteriores. Además, la dimensión ética aparece en esta etapa de desarrollo, así como la conciencia social y grupal. Complementariamente, Vygotsky (1896-1934) consideraba que el ambiente en el que los niños crecen influencia la manera en la que se comportan y las cosas en las que piensan durante sus vidas (10).

Así pues, un recurso como un libro ilustrado, que los niños puedan disfrutar de manera independiente o con sus familias, puede influenciar a los lectores a que emprendan acciones de conservación natural a lo largo de sus vidas.

 

1.4. Libros ilustrados: Recursos para maravillar sin restricción de edad

Una de las maneras más antiguas de transmitir el conocimiento a través de las generaciones son las historias contadas. Una buena historia tiene el poder de cautivar la mente del público, transportarlos a nuevos escenarios y hacerlos sentir las mismas emociones que los protagonistas (7).

Los libros ilustrados para niños son unas de las pocas publicaciones que no son compradas por los consumidores para los que se crean, sino por adultos (11). Y es que está claro que no solo los niños disfrutan del encanto de los dibujos, las historias y de aprender nuevas cosas de una manera distinta (12).

Las actividades que permiten la interacción entre diferentes miembros de la familia tiene el potencial de contribuir no sólo al aprendizaje de los más pequeños, sino de todos los participantes (13). Así que aunque el público objetivo del libro ilustrado de este proyecto son niños entre los 7 y los 11 años, el mensaje de conservación también puede llegar a personas de edades superiores.

Fotografía 1. Madre e hija leyendo el prototipo del libro juntas en el Jardín Botánico de Edimburgo

 

1.5. Una guía breve para escribir e ilustrar historias de no ficción

Por lo general las historias siguen la secuencia de un inicio, nudo y desenlace; y usualmente la trama es sobre un protagonista que encuentra un problema u obstáculo y debe emprender una aventura para resolverlo (14). Adicionalmente, las historias dan la sensación de que cada escena está finamente conectada con la siguiente, de tal forma que la pieza completa da una sensación de integridad (15).

Para mantener a los lectores conectados a través de la historia, es importante conservar el ritmo y la tensión, de tal forma que deseen seguir pasando las páginas hasta llegar a un final satisfactorio (16). Las figuras literarias y las ilustraciones que permiten 'mostrar más que contar' estimulan la imaginación para que los lectores saquen sus propias conclusiones sobre ciertos detalles de los personajes y las situaciones, y eso aumenta el disfrute de las historias (16). Así mismo, las ilustraciones deben no solo darle soporte a la historia, sino enriquecerla (15). Es esta sinergia la que le confiere a los libros ilustrados un alto valor para conectar con el público (16).

 

2. Metodología

El desarrollo de este proyecto estuvo basado en el conocimiento científico del bosque seco en Colombia y estrategias de divulgación científica y apropiación social del conocimiento para generar el prototipo de un libro ilustrado que fuera impactante para el público objetivo.

En el prototipo del libro se usaron los tres momentos básicos de una historia: un inicio, un problema y un desenlace para presentar las principales características de los bosques secos en Colombia, los retos que enfrenta y permitir a los lectores reflexionar sobre el final posible que estos ecosistemas pueden tener. También se incluyeron elementos que desde la psicología de la conservación se plantean para generar un vínculo emocional en los lectores, para luego motivarlos a actuar frente a la conservación de los bosques secos.

Las ilustraciones se desarrollaron haciendo borradores en guiones gráficos que permitieron ver y mejorar la secuencia de la historia. Los dibujos finales se hicieron de manera análoga, basados en fotografías reales del bosque y sus habitantes, y luego se procesaron digitalmente para además incluir los textos.

Finalmente, para evaluar el prototipo se diseñó una encuesta que fue probada en el jardín botánico de Edimburgo, y luego se mejoró para enviarla al público objetivo: personas colombianas mayores de 7 años.

 

3. Resultados

Usando los conceptos de la revisión bibliográfica, los Resultados Genéricos de Aprendizaje fueron adaptados a las necesidades del proyecto. Algunos de esos objetivos fueron: Divertirse leyendo el libro, Conocer sobre las características de los bosques secos en Colombia y Querer contribuir con la conservación de estos ecosistemas.

Igualmente, se fijaron los principios para escribir e ilustrar la historia, que sirvieron como una línea base en el desarrollo del prototipo del libro. El resultado fue un recurso de 16 páginas y 24 ilustraciones. La Figura 2 muestra una de las páginas del prototipo.

Figura 2. Presentación de una de las páginas del prototipo de libro ilustrado

En la evaluación participaron 20 personas colombianas entre los 7 y los 53 años. Con este ejercicio se pudo vislumbrar hasta qué punto se alcanzaron los Resultados de Aprendizaje esperado, y también se obtuvo retroalimentación sobre qué podría mejorarse en una versión futura del libro.

 

4. Discusión

Gracias a los resultados de la evaluación y del análisis del prototipo, se destacaron como las tres principales fortalezas y debilidades del recurso. Se destacó que en general, el lenguaje y contenido del libro fue comprensible para todos los lectores, y también se valoró el que comunicara información que los participantes encontraron nueva. Además, el recurso motivó a más de la mitad de los participantes a querer contribuir con la conservación de los bosques secos en Colombia.

Ahora, los principales aspectos a mejorar destacaron que la estructura de la narrativa en el libro pudo ser más literaria, usando menos datos que parecían estar aislados unos de otros. También se mencionó que las acciones propuestas para contribuir a la conservación de los bosques secos no fueron lo suficientemente concretas como para que los lectores pudieran actuar. Finalmente, en una versión mejorada del libro se podrían incluir los servicios que prestan los bosques secos a las comunidades, para así destacar la necesidad que existe para su preservación.

 

5. Conclusión

En conclusión, los libros ilustrados son un material que resulta atractivo no sólo para los niños sino para adultos, y por lo tanto tienen un gran potencial para promover actitudes positivas hacia el cuidado del medio ambiente. Además, pueden servir como puente para poner a dialogar las investigaciones científicas y las expectativas de las comunidades impactadas.

Para el manejo y conservación de los bosques secos en Colombia el trabajo conjunto de científicos, tomadores de decisiones y comunidades es crucial. Materiales como el de este proyecto pueden ayudar a que todos hablen un mismo idioma y que entonces emprendan acciones conjuntas para preservar un ecosistema que está a punto de desaparecer.

 

6. Trabajo futuro

El desarrollo de este proyecto reveló la oportunidad para elaborar una versión mejorada del libro con miras a su publicación. Actualmente me encuentro trabajando en este aspecto, incorporando los aprendizajes obtenidos y experimentando diferentes técnicas para las ilustraciones.

El impacto de este material puede aumentar si se utiliza como un recurso informativo en sesiones de diálogo y deliberación sobre el manejo y conservación de los bosques secos en Colombia.

En una visión más ambiciosa, podrían hacerse talleres de apropiación social del conocimiento donde los participantes desarrollen un libro colaborativo con base en sesiones informativas y participativas en torno al manejo y conservación de este ecosistema. Esto podría dar un sentido de pertenencia con el libro en la comunidad y replicarse en poblaciones de interés, y sobretodo, acercar aún más a las personas a la conservación de los bosques secos en Colombia.

 

7. Bibliografía

  1. Pizano, C., Cabrera, M. & García, H. Bosque Seco Tropical en Colombia; Generalidades y contexto. En: C. Pizano & H. García, edits. El Bosque Seco Tropical en Colombia. INSTITUTO DE INVESTIGACION DE RECURSOS BIOLOGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT, Cap I 37(2014)
  2. Vargas, W. & Ramírez, W. Lineamientos para la gestión integral del bosque seco tropical en Colombia. En: C. Pizano & H. García, edits. El Bosque Seco Tropical en Colombia. INSTITUTO DE INVESTIGACION DE RECURSOS BIOLOGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT, Cap IX 252-290(2014)
  3. Díaz, A., Benítez, A., Gómez, D., Calderón, C., Link, A., Pardo, A., Forero, F., De Luna, G., Payán, E. & Solari, S. Mamíferos del bosque seco, una mirada al Carible colombiano. En: C. Pizano & H. García, edits. El Bosque Seco Tropical en Colombia. INSTITUTO DE INVESTIGACION DE RECURSOS BIOLOGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT, Cap IV 158(2014)
  4. García, H., Corzo, G., Isaacs, P. & Etter, A. Distribución y estado actual de los remanentes del bioma de Bosque Seco Tropical en Colombia: Insumos para su gestión. En: C. Pizano & H. García, edits. El Bosque Seco Tropical en Colombia. INSTITUTO DE INVESTIGACION DE RECURSOS BIOLOGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT, Cap VIII 244(2014)
  5. Demos. See-through Science: Why public engagement needs to move upstream. Disponible en: https://www.demos.co.uk/files/Seethroughsciencefinal.pdf. Consultado mayo 2017
  6. Schultz, P. W. & Kaiser, F. G. Promoting Pro-Environmental Behavior. The Oxford Handbook of Environmental and Conservation Psychology. Disponible en: http://www.oxfordhandbooks.com/view/10.1093/oxfordhb/9780199733026.001.0001/oxfordhb-9780199733026-e-29. Consultado mayo 2017
  7. McCrory, P. Developing interest in science through emotional engagement. En: ASE Guide to Primary Science Education. Hatfield: The Association for Science Education. (2011)
  8. Chawla, L. & Derr, V. The Development of Conservation Behaviors in Childhood and Youth. The Oxford Handbook of Environmental and Conservation Psychology. Disponible en: http://www.oxfordhandbooks.com/view/10.1093/oxfordhb/9780199733026.001.0001/oxfordhb-9780199733026-e-28. Consultado mayo 2017
  9. Arts Council. Generic Learning Outcomes. Disponible en: http://www.artscouncil.org.uk/measuring-outcomes/generic-learning-outcomes. Consultado mayo 2017
  10. McLeod, S., 2014. Lev Vygotsky. Disponible en: https://www.simplypsychology.org/vygotsky.html. Consultado mayo 2017
  11. Helliege, H. & Klanten, R., LITTLE BIG BOOKS: Illustrations for children’s picture books. Gestalten. Primera edición. (2011)
  12. Tan, S. PICTURE BOOKS: Who Are They For?. Disponible en: http://www.shauntan.net/essay1.html. Consultado mayo 2017
  13. BBC News, 2009. How do you make children's films appeal to adults?. Disponible en: http://news.bbc.co.uk/1/hi/8415003.stm. Consultado mayo 2017
  14. Campbell, J. The hero with a thousand faces. New World Library. Tercera edición. (2008)
  15. McCorquodale, D., Hallam, S. & Waite, L. Illustrated Children's Books.Black Dog Publishing. (2009)
  16. McCannon, D., Thornton, S. & Williams, Y. The Bloomsbury Guide To Creating Illustrated Children's Books. A&C Black Publishers. Primera edición (2008)

 

8. Lista de ilustraciones, figuras y fotografías

  • Ilustración 1. Una chicharra cantando sobre un guayacán amarillo, en búsqueda del amor verdadero. Autora: Cristina Romero Ríos
  • Ilustración 2. Una pareja de periquitos, eternos enamorados que colorean el aire de los bosques secos. Autora: Cristina Romero Ríos
  • Figura 1. Resultados genéricos de aprendizaje enmarcados por algunos de los sentimientos que investigaciones en psicología de la conservación han reconocido como positivas para fomentar actitudes de protección ambiental. Adaptado de Arts Council (9) por Cristina Romero Ríos
  • Figura 2. Presentación de una de las páginas del prototipo de libro ilustrado. Autora: Cristina Romero Ríos
  • Fotografía 1. Madre e hija leyendo el prototipo del libro juntas en el Jardín Botánico de Edimburgo. Autora: Cristina Romero Ríos

Compartir