Revista XXVII No. 3 de 2020

La Ciencia desde el Congreso de la República - Iván Darío Agudelo

La Ciencia desde el Congreso de la República - Iván Darío Agudelo

Iván Darío Agudelo

 

Un saludo muy especial a los amigos y compañeros de viaje, gracias a la doctora María Piedad por la invitación a estos 50 años, medio siglo de a la Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencia, AvanCiencia, a nuestro compañero y amigo Eduardo Posada, miembro de la misión, a Enrique Forero y a todos los presentes.

Tengo el honor de participar desde el municipio de Santa Fe, Antioquia, debido a que estoy en gira por el occidente Antioqueño, puesto que se realizarán dos eventos con cafeteros y con una empresa minera, Continental Gold. Continental se encuentra acompañando procesos cafeteros, auspiciando un laboratorio para la transformación del café, el cual es un ejemplo de lo que siempre hemos defendido y luchado, la transferencia de conocimiento. En este caso, con la transformación de recursos naturales por parte de una empresa minera con responsabilidad, la cual aporta y apoya todos estos procesos, además con el apoyo del alcalde y el secretario de minas.

Dicho ejemplo me remite a pensar en la triada de la educación, la empresa y el Estado, la cual está relacionada con la ley Spin Off, que se impulsó con la ayuda de la academia de ciencias y que promueve las empresas basadas en el conocimiento. Se debe impulsar esa triada, que comparada con el nivel de otros países esta atrasada, como lo decía Enrique Forero. Un ejemplo de estos países con mayores avances es Australia, en donde con una sola patente logran generar y crear el wifi.

El año pasado, junto con algunos empresarios se patrocinó el viaje de varios jóvenes a China, para participar en un concurso de robótica. No obstante, en este momento estamos impulsando 20 jóvenes en Medellín, de 18 años aproximadamente, así mismo, se están convocando patrocinadores y empresas para poder apoyar su participación en un concurso en Australia, con un carro de energía solar. Con estas acciones, el objetivo es que, desde la ciencia y la educación, como ustedes lo han realizado en su historia y su trayectoria, podamos construir referentes positivos en espiral ascendente y no referentes inversos negativos, dejando de lado el impacto que ha tenido la guerra en el país, para eso debe ser la educación, tal como lo dice Pinker en su texto la razón, la ilustración y la ciencia.

Además, cabe resaltar que, actualmente podemos vivir mejor, de hecho, yo tengo una anécdota, cuando era niño mi familia siempre me pedía el cambio de canal, sin embargo, con la invención del control remoto puedo concluir que tenemos mayores facilidades y vivimos mejor. Y es así como he buscado hacer consensos en lo esencial en torno a la educación y a la ciencia, en donde ustedes me han acompañado para lograrlo.  

Es indudable que, si lo que se busca es la transferencia del conocimiento y el poder transformar los recursos naturales, la política no puede estar ausente en ese proceso. La política se debe preservar, transformar y transferirle conocimiento, debemos rescatar la política de la politiquería, porque la política es el arte de servir y de encausar una sociedad y una comunidad hacia el bien común.

Por esas razones, es necesario encaminar hacia esas rutas la política pública de ciencia, tecnología e innovación. Siendo así, si actualmente vivimos mejor y tenemos la educación y la ciencia, debemos ponerla al servicio de un buen vivir y de la construcción de una nueva narrativa. De esta manera, busco incentivar referentes positivos en la población juvenil, para que así tengan oportunidades de participación en diferentes escenarios en Colombia. Un ejemplo de ello, es un niño quien desde los 11 años está representando a Colombia en diferentes países participando en concursos, ha quedado de primero, segundo o tercero, sin embargo, lo más importante es que ha competido y ha llevado el nombre de Colombia en los temas de ciencia, tecnología e innovación. Por otro lado, para fortalecer la construcción de nuevas narrativas, recientemente se generó el proceso de la recuperación de la enseñanza de historia en la educación básica en Colombia.

En el Congreso de la Republica, he podido impulsar distintas iniciativas, junto con la compañía de ustedes. Por ejemplo, la ley 29 de 1990 que fomenta la investigación científica, y fue impulsada por Marta Lucia Ramírez, Jaime Restrepo y el capitán Alberto Ospina. Otro ejemplo es, la creación del instituto y departamento Colciencias, que actualmente se transforma en respuesta a la cuarta revolución industrial, y se crea el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.  Con la creación del Ministerio se unen y se conjugan diferentes expresiones políticas en el Congreso de la Republica, permitiendo la reflexión acerca de la importancia de construir desde la diferencia y avanzar desde los consensos en algunos puntos.  

La ley 1838 de Spin Off es fundamental para superar barreras normativas, en la cual, al hacer un análisis desde el contexto del derecho comparado, se observa como hay países que tienen más avance de ello. Es así, que se refleja que en Colombia no existía ese ecosistema de relación entre la academia y el empresariado, por tal motivo si no se respeta, no se quiere, no se reconoce y no se incluye, las personas deciden abandonar el país, y es por ello que se genera la dinámica de cerebros fugados. Por consiguiente, los colombianos fuera de Colombia se fueron a hacer ciencia, generar conocimiento y riqueza. Es importante resaltar que, incluso los 10 hombres mas ricos del mundo son debido a la ciencia, la tecnología y la innovación.

Adicionalmente, ya que en Colombia tenemos todos los pisos térmicos y podemos producir todos los días del año, en esta producción es indudable que la ciencia tiene un papel fundamental. Cuando se firmó la ley 1951 del 2019 que crea el MinCiencias, recuerdo que yo estaba el 24 de enero del 2019 en la China cuando estaban sancionando la ley, y en ese mismo momento estaba el presidente de la república en Suiza, recibiendo la sede de la cuarta revolución industrial. La cuarta revolución industrial es un ejemplo para fomentar, impulsar y visualizar el contexto internacional en el que podemos estar, porque si bien la primera fase de la cuarta revolución industrial, son Japón, China, India y Estados Unidos, la segunda fase son Israel, Noruega, Sudáfrica, Emiratos Árabe y Colombia, es decir, Colombia es el primer país de habla hispana en participar, con sede en Medellín.

La academia y la política se conjugan, es por ello que debemos academizar la política y no politizar la academia. Además, actualmente la ciencia tiene un mayor reconocimiento a nivel del Estado y del Congreso de la Republica. Cabe recordar que en el año legislativo pasado se dio una lucha, ya que habían amenazas de llevar el tema de las regalías a ley, no obstante, nos mantuvimos con firmeza, con argumentos, con evidencia y sostuvimos el blindaje constitucional y aumentamos las regalías del 9.5 al 10%. Ahora, el reto es hacer que la ley de regalías, y sobre todo el tema de ciencia y tecnología sea un patrimonio de los colombianos, resaltando que la reconstrucción de la nueva Colombia tiene que ser con la ciencia y con apoyo de las regalías.

En el desarrollo de este proyecto legislativo, se genera la ley 2056, sancionada el 30 de septiembre del 2020, la cual regula ese acto legislativo y esas regalías. Ustedes nos acompañaron en ese proceso, Eduardo Posada, Enrique, Lucy, Fanor, María Piedad y los demás. De igual modo, se logró algo fundamental, que fue cambiar la metodología MGA, la cual es importante para los científicos, ya que la ciencia que se realizaba previamente presentaba falencias, por ejemplo, sometían a los científicos a una regulación errónea para una construcción de una carretera o un puente.

Otro logro fue el fortalecimiento del rol de la ciencia frente al Departamento Nacional de Planeación, en donde realizo un reconocimiento a Luis Alberto y a Diego el ministro de Minas, quienes entendieron la importancia del rol de la ciencia y de ampliar su apertura en estos procesos. Además, incluimos el concepto de conocimiento básico en la norma colombiana, y logramos que por primera vez en la historia de Colombia el 5% de las regalías de destinación especifica vayan dirigidas a la infraestructura de las instituciones de educación superior pública. Esto es muy importante, ya que de acuerdo a lo ocurrido en años pasados equivaldría a 190.000 millones de pesos dirigidos a la infraestructura de las instituciones de educación superior pública y a la cobertura con calidad, debido a que las universidades pueden incorporan parte de esta cifra en sus presupuestos.  Sin embargo, es importante mencionar la necesidad de generar más minería con responsabilidad y más regalías, y de esta manera poder tener mayores recursos dirigidos a la ciencia y la educación.

Es fundamental lo que se ha venido haciendo y construyendo. Estoy convencido de que la política es diferente de la politiquería, y de la importancia de promover la educación.  Por ejemplo, es importante que en las elecciones la gente sea consciente de lo valioso que son su país, su departamento y sus municipios, y de esta manera llegar a las urnas de manera consciente y no comprada.

La sociedad y la economía en la era del conocimiento no debe esperar la tragedia y la destrucción del vecino, sino debe enfocarse en crear competencias y ser más competitivos, como lo dijo Moisés Wassermann. Por ejemplo, hace 30 años enfrentábamos con nuestras propias competencias enfermedades como la difteria, la malaria, la fiebre amarilla y el tétano, incluso se vendían vacunas a otros países. Por ello, es fundamental buscar consensos en lo esencial, para llegar a acuerdos y unión en torno a la educación y la ciencia.

Finalmente, les comento que el partido liberal publicará el primer foro de seguridad farmacéutica, donde participaron 160 académicos, expertos y científicos de varias partes del mundo. Por otra parte, es importante progresar en temas de seguridad alimentaria desde la producción. Por ejemplo, en el caso de Brasil se han realizado enormes avances, demostrando que, lo que previamente importaban hoy en día lo están exportando, en comparación con Colombia en donde el número de importaciones en alimentación aún es alto. Además, en temas de seguridad energética se busca generar un gran instituto de energía.

Esos tres tópicos, la seguridad farmacéutica, energética y alimentaria, resultan fundamentales para generar motivación e inspiración en la población juvenil colombiana. Siendo así, los jóvenes aportaran a proyectar este gran país, de manos de la ciencia y la educación, e instituciones como la ACAC y la academia de ciencias.

Compartir