Revista XXVII No. 1 de 2020

Editorial- Conocimiento e innovación para la nueva realidad

Editorial- Conocimiento e innovación para la nueva realidad

Imagen: Freepik.es

 

Por: Susana Pinto Hernández.

Administradora de empresas de la Universidad Externado de Colombia y Master in management de la Universidad Carlos III de Madrid. Consultora de la empresa ICA2 innovación y tecnología.

 

El inicio del año 2020 está indiscutiblemente marcado por el impacto del Covid- 19 en nuestras vidas. Hemos visto el impacto social, económico y científico de una pandemia sin precedentes en nuestra historia reciente y algo que se ha hecho más notable que nunca es la importancia de los esfuerzos conjuntos, de la fuerza e incidencia de la colaboración académica, empresarial y social para la solución de los retos derivados del Covid-19 que sin duda marcará cambios de paradigmas sin precedentes a nivel global.

Hoy, notamos los avances médicos que corren contra el reloj y celebramos más que nunca sus resultados; que si se han podido lograr en tan corto tiempo es sin duda gracias a la apertura de la información y a la colaboración entre las redes de conocimiento de comunidades científicas en el mundo, quienes comprenden que el valor de su conocimiento hoy es mucho mas relevante en la medida en que se impulsa su difusión, su transferencia y sobre todo en la co-creación, que lleve a generar de forma rápida soluciones oportunas y
efectivas.

En cuanto a las organizaciones y empresas vemos el conocimiento puesto a prueba, pues empiezan a acelerarse cambios profundos en el quehacer diario y en las competencias de quienes se enfrentan a la nueva realidad social. En el esfuerzo de permanecer activos, muchos han generado transformaciones y adaptaciones tecnológicas y operativas en tiempo record, que no podrían generarse sin cooperación.

Se hace entonces cada vez más relevante la sensibilidad en las acciones que realizamos como organización en cuanto a aprovechar y renovar nuestras capacidades. Hay un llamado a la empatía y comprensión con el otro, con sus cualidades personales y su entorno, para así generar soluciones conjuntas de aprendizaje. Hay que reflexionar sobre la manera en que los individuos evolucionan y se auto-organizan para contribuir en la adaptación al cambio, entendiendo, que todos estos aspectos no son lineales si no sistémicos y complejos, pero que es en esa complejidad donde florecen nuevos paradigmas culturales y organizacionales, para dar paso a empreas e instituciones más ágiles, humanas, flexibles y adaptables.

Es así, como en este periodo de gestión de la crisis y sus efectos post- pandemia que las innovaciones no se harán esperar, pues son la consecuencia natural y los motores en esta época de cambio a proveer soluciones que nos permitan adaptarnos a los retos venideros. Estas transformaciones serán el resultado de generar redes de conocimiento que se basen en la cooperación para la búsqueda de soluciones acordes con los nuevos paradigmas que se están instalando y aquellos que están por venir; en la presente edición se detalla un estudio en el contexto de la manufactura colombiana que refuerza la tesis de la colaboración como ADN de la innovación.

Es un momento clave para comprender la importancia de la gestión del conocimiento, que hoy es el activo más valioso de cara a los desafíos globales. Si bien esta crisis ha generado una necesidad de reinvención, para innovar, colaborar y aprender, es necesario que todo ese conocimiento que se está desarrollando este siendo gestionado de manera estratégica, con un enfoque de sostenibilidad que permita generar y potenciar los cambios que sean pertinentes para la continuidad de las organizaciones, asegurando que los mismos tengan valor y generen competitividad de cara a la post-pandemia.

Compartir