"La ciencia y la educación son esfuerzos de largo plazo", carta de Premios Nobel al presidente Juan Manuel Santos

13 galardonados con Premios Nobel expresaron su preocupación por el recorte que se propone para el presupuesto a partir del 2018, bajando de la ya preocupante cifra del 0.2 % del PIB. Esto a través de una carta radicada en la Presidencia de la República de Colombia el pasado martes en la mañana.

Le sugerimos: Aunque el presupuesto seguiría siendo menor al de 2017, Gobierno Nacional propone aumento para inversión en ciencia

En el comunicado se muestran diferenctes problemas que resultan de la falta de financiación, como el hecho de que los investigadores nacionales busquen mejores oportunidades en el exterior. "Esta tendencia debe revertirse porque Colombia necesita a sus mejores mentes para enfrentar los desafíos del futuro", es lo que se menciona para dar a entender el problema que crece de manera constante.

La carta fue promovida por los doctores, Premios Nobel de Física 2012, Serge Haroche y David Wineland. Al final aclaran que a pesar de no ser colombianos, saben el potencial y las ganas de desarrollarse que hay en el país, así como los proyectos que con la falta de financiación están destinados a no llegar a buen término.

La traducción que se presenta a continuación es cortesía de el Dr. Enrique Forero, presidente de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas Físicas y Naturales.

Carta de Premios Nobel a Su Excelencia, Sr. Juan Manuel Santos, Presidente de Colombia.


Su Excelencia, Presidente Santos:


Nosotros, los abajo firmantes, galardonados con el Premio Nobel, le escribimos para expresar nuestra profunda preocupación en relación con el presupuesto para Ciencia y Tecnología en Colombia.


Hemos seguido desde el exterior con grandes esperanzas el progreso de su país hacia la paz bajo su liderazgo. Algunos de nosotros hemos visitado Colombia durante este largo proceso y hemos sido testigos de cómo el pueblo colombiano aspira a una vida mejor, con nuevas posibilidades de educación y desarrollo después de esta terrible guerra civil. En eventos organizados en Bogotá y Medellín por la Academia Colombiana de Ciencias y el Ministerio de Educación, hemos discutido con nuestros colegas colombianos cómo una mejor educación y un esfuerzo renovado en ciencia y tecnología ayudarían a Colombia a convertirse en un país cada vez más desarrollado. Con esta esperanza en mente, nos regocijamos cuando a Usted le fue otorgado el Premio Nobel de la Paz.


Es, por lo tanto, con gran decepción que nos hemos enterado de que, en lugar de aumentar de un muy bajo 0,2% del PIB, el presupuesto colombiano para ciencia y tecnología continua siendo extremadamente bajo. La disminución constante de la financiación que ha venido ocurriendo durante los últimos años será catastrófica para los proyectos de investigación que ya están severamente desfinanciados.
Las consecuencias serán devastadoras e irreversibles, porque la ciencia y la educación son esfuerzos de largo plazo que requieren ser respaldados de manera consistente. Muchos estudiantes y académicos colombianos brillantes ya han abandonado el país debido a los terribles acontecimientos del pasado. Esta tendencia debe revertirse porque Colombia necesita a sus mejores mentes para enfrentar los desafíos del futuro. Desafortunadamente, mantener el presupuesto para investigación y desarrollo en su bajo nivel actual ciertamente amplificaría la fuga de cerebros, privando a su país aún más de los expertos en ciencia y en otras áreas que necesita para revertir su actual subdesarrollo.


Su Excelencia, no somos colombianos y Usted tal vez se pregunte por qué tratamos de influir en lo que podría parecer como un asunto doméstico colombiano. Esto se debe a que la ciencia es una actividad global que depende de la libre colaboración de científicos y académicos que pertenecen a distintos países. Por consiguiente, compartimos las preocupaciones de nuestros colegas colombianos y esperamos que su gobierno considere aumentar significativamente su presupuesto de ciencia y tecnología en los próximos años.


Respetuosamente,
Steven Chu (Premio Nobel en Física, 1997)
Claude Cohen-Tannoudji (Premio Nobel en Física, 1997)
Jerome Friedman (Premio Nobel en Física, 1990)
Sheldon Glashow (Premio Nobel en Física, 1979)
Jules Hoffmann (Premio Nobel en Fisiología o Medicina, 2011)
Serge Haroche (Premio Nobel en Física, 2012)
Wolfgang Ketterle (Premio Nobel en Física, 2001)
Jean-Marie Lehn (Premio Nobel en Química, 1987)
William Phillips (Premio Nobel en Física, 1997)
Richard Roberts (Premio Nobel en Fisiología o Medicina, 1993)
Torsten Wiesel (Premio Nobel en Fisiología o Medicina, 1982)
David Wineland (Premio Nobel en Física, 2012)
Kurt Wüthrich (Premio Nobel en Química, 2002)

Compartir