SOCIOLOGÍA SOLAR

SOCIOLOGÍA SOLAR

La Sociología Solar, es la ciencia que propugna por el establecimiento de un Estado Sociológico, basado en el Derecho Natural Cuántico, que sustentado en una cosmovisión científica, le otorga a las Leyes de la Naturaleza, la utoridad determinante, sobre las Leyes creadas por el hombre, para administrar las relaciones sociales, en perfecta armonía con el entorno ecosistémico, que hace posible la supervivencia de la familia humana, así como el Sol desde el origen de los tiempos, ha tenido bajo su égida absoluta, la dispensación radiante de su termodinámica, capaz de inducir las ionizaciones que hacen posible, la continuidad de la vida global evolutiva.

Las civilizaciones primitivas que han tenido su origen, en cosmovisiones contrarias al Orden Natural, adolecen de legitimidad, porque subordinan el beneficio general, al servicio de autoridades motivadas por la codicia criminal.

Antes de la aparición del hombre sobre la Tierra, el Orden Natural que operaba sobre la biosfera, habia permitido la creación de innumerables formas de vida, en perfecta simbiosis, gracias al intercambio de energía térmica, entre átomos, moléculas y células, que la termodinámica solar hacia posible, dado que nuestra biosfera terrestre, no es una entidad autónoma, capaz de autorregular todos los procesos de intercambio térmico, que ocurren permanentemente dentro de sí misma. Asi que biológicamente hablando, nosotros tampoco somos autónomos para autorregular nuestra funciones internas, sin la presencia de esa termodinámica exógena, que circula en forma invisible, para hacer posible la vida, traducida en calorías.

Restituir ese Orden Natural roto por la codicia criminal, significa  reconocerle al Sol, su innegable influencia sobre la vida terrestre, y sobre todo, su incuestionable aporte a la laboriosidad humana, sometida a la infame explotación por los parásitos, que violando el Orden Natural, determinaron la esclavitud del hombre, para beneficio de sus fines mezquinos.

Restituir entonces ese Orden Natural, significa reconocer constitucionalmente, la preponderancia objetiva, de una causa real, cuyos efectos en la vida de los hombres es, científicamente incuestionable, dado que sin ella, la laboriosidad humana sería imposible.

Por lo tanto, quienes administran dicha laboriosidad, para beneficio privado, usurpando los derechos naturales, que le corresponden a quien genera la energía térmica, que induce todas las ionizaciones, que ponen en acción los intercambios energéticos entre átomos, moléculas, cadenas moleculares, células, organismos superiores y por consiguiente todas las actividades humanas; deberán responder penalmente, por dicha usurpación de funciones, sin respaldo legal objetivo ante las autoridades científicamente competentes, creadas para salvaguardar la pulcritud moral de la civilización, y que han estado en la sombra, perseguidos y anatematizados por los poderes espurios


Autor:

Jose Roberto Gómez Gutierrez
espiritusolar@gmail.com

Compartir

Comentarios

No hay comentarios disponibles