QUÉ ES LA VIDA

QUÉ ES LA VIDA

Todo proceso de carácter biológico, debe cumplir los tres movimientos fundamentales en los cuales se expresa la vida: absorción, consumo y disipación de energía, movimientos que en los átomos, son inducidos por la fuerza esférica centrípeta  (reflexión interna o absorción) que origina por acción y reacción la fuerza esférica centrífuga (reflexión externa o disipación), movimientos que dan presencia a los campos de ondas electromagnéticas estacionarias o niveles de energía subatómicos (observados en las líneas espectrales) que le dan a los átomos su carácter oscilatorio, y por lo tanto, les confiere la capacidad para realizar trabajo, dado que las fuerzas en acción movilizan las ondas electromagnéticas subatómicas, que al mismo tiempo transportan energía, según su frecuencia vibratoria, concordante con  la famosa ecuación de Max Planck.

Todos los átomos se consideran neutros, mientras esos campos de fuerza oscilatorios que los configuran, permanezcan con sus valores fijos.

Cuando un átomo se desestabiliza, es porque ha cedido energía térmica infrarroja y en consecuencia se ioniza positivamente, es decir, que un estado de ionización positiva, es un estado inestable que lo puede llevar a su  desintegración por disipación continua de su energía térmica y por lo tanto, opta por absorber la energía perdida para estabilizarse de nuevo, formando moléculas.

Esta propiedad innata de los átomos a mantener su supervivencia, es una propiedad del Universo y una manifestación de Vida Cuántica.

El átomo de carbono, es la base sobre la cual se construyen las moléculas  que caracterizan la vida orgánica, las cuales adquieren la misma propiedad para la supervivencia, dado que los elementos primordiales que intervienen para la formación de ellas, como el hidrógeno, el oxígeno, el nitrógeno, el fósforo y el azufre, presentan altos valores de energía de ionización, lo que les permite tener una gran facilidad para los enlaces o cohesiones y así formar gran cantidad de compuestos.

Es difícil pensar, que todas esas combinaciones del carbono con elementos pertenecientes a los gases, no se hayan hecho en soluciones acuosas, por lo tanto, el origen de la vida orgánica, necesariamente debió ocurrir con la ayuda del agua descendida de la atmósfera, previamente enlazados los átomos de hidrógeno y oxígeno, por las ionizaciones inducidas por las radiaciones térmicas solares, que son las causantes también de la fotosíntesis, como inducción catalizadora de todas las reacciones químicas necesarias para las combinaciones moleculares, que hacen posible la actividad de la Vida Biosférica.

La especie humana, está espiritualmente esclavizada, a los dogmas religiosos y físicamente, a los dictados de los Bancos, creados por las Leyes religiosas del Talmud, en una evidente conspiración de carácter criminal, motivada por la codicia, rotundamente contraria, a la voluntad benefactora de la Dispensación Solar, cuyo espíritu de Justicia distributiva, está legitimado por el Derecho Natural Cuántico, intérprete fiel de las Leyes Naturales, que deberá ser rigurosamente interpretado por la Sociología Solar, para defenestrar de una vez por todas, las infames Leyes del Derecho Positivo, creadas para la esclavitud oprobiosa de los pueblos, en beneficio de élites espurias.


Autor:

Jose Roberto Gómez Gutierrez
espiritusolar@gmail.com

Compartir

Comentarios

No hay comentarios disponibles