QUÉ ES LA CIENCIA

QUÉ ES LA CIENCIA

La ciencia es el resultado de reflexionar y hallar respuestas sobre lo que nos inquieta, es decir, una reflexión o pregunta sobre el mundo que nos rodea, exige una respuesta contundente, objetiva y cierta, que responda a lo inquirido, ya que para la ciencia, ningún fenómeno de la Naturaleza puede quedar inexplicado.

En consecuencia, dado que en todos los fenómenos de la Naturaleza, los átomos aparecen como los protagonistas esenciales, que dan configuración, a todas las sustancias visibles e invisibles, es obligatoria la necesidad de comprender su formación y estructura fundamental, para tener una idea clara, sobre sus constitución y la influencia que ejercen, al interior de todos los sistemas, que son materia de investigación por parte de la ciencia.

Para comenzar, es obvio considerar sus estructura como esférica, que los particulariza, como entidades aisladas, portadoras de propiedaes específicas, que no pueden ser explicadas por la teoría mecano- cuántica, según la cual están constituidos por un núcleo, rodeado de electrones girando a su alrededor. Explicación que no concuerda, con el análisis de sus espectros, en los cuales no se observan dichos electrones, sino antes por el contrario, lo que se observa en dichos espectros, es una serie de franjas cromáticas de diferentes colores, los cuales son considerados, como manifestaciones de diferentes longitudes de onda, lo que hace pensar, que los diferentes niveles de energía subatómicos, no están ocupados por electrones, sino por ondas concéntricas electromagnéticas, que son las únicas a las que se le puede considerar, como portadoras de frecuencia, longitud de onda y amplitud. 

En consecuencia, si los átomos no están constituidos por un núcleo rodeado de electrones, sino por un campo de ondas electromagnéticas, ocupando los niveles de energía subatómicos, cuyo valor es directamente proporcional a la frecuencia de la onda, según la famosa ecuación:

( E= constante de Planck x frecuencia); podemos deducir: que efectivamente, una fuerza esférica centrípeta, impersonal y autónoma, que por acción y reacción, induce una fuerza esférica centrífuga; es la única capaz de generar un campo oscilatorio de estas características, que si puede explicar, todas las propiedades asignadas a los átomos de los diferentes elementos químicos, dado que la frecuencia de toda onda electromagnética, es la que la capacita para transportar una energía, inversamente proporcional a la distancia que la separa del núcleo, porque sabemos, que la frecuencia es inversamente proporcional a la longitud de onda, y directamente proporcional a la energía, lo que explicaría, porque hay acumulada tanta energía en el núcleo atómico, dado que a menor longitud de onda, mayor es la frecuencia vibratoria de la onda y por lo tanto, mayor será su energía.

Esta elevada energía nuclear, explicaría también las radiaciones emitidas en forma de partículas, que equivocadamente han sido consideradas por la mecánica cuántica, como haciendo parte de la estructura tómica, cuando en realidad son producidas únicamente, por los átomos más pesados, que albergan en su núcleo altas energías, y en consecuencia dichas partículas, sólo pueden ser consideradas como el resultado de descargas electromagnéticas, originadas en los núcleos de átomos pesados, que vibran a elevada frecuencia y por consiguiente acumulan altas energías. Lo que demostraría, que el famoso Boson De Higgs es una distorsión ocasionada por una falsa interpretación teórica, dado que la fuerza esférica centrípeta, es una propiedad exclusiva de la Naturaleza, imposible de ser replicada por instrumentos artificiales, que alteran las condiciones normales en las cuales se realizan los fenómenos naturales y por lo tanto, las obervaciones así obtenidas carecen de valor objetivo.

Es obvio que la mecánica-cuántica, no puede explicar el origen de tan gigantescas energías nucleares, capaces de emitir dichas radiaciones, porque naturalmente obedecen a las propiedades de las ondas electromagnéticas, que vibrando a altas frecuencias, originan altas energías, como lo demuestra la famosa ecuaciónde Max Planck.

 


Autor:

Jose Roberto Gómez Gutierrez
espiritusolar@gmail.com

Compartir

Comentarios

No hay comentarios disponibles