PENSAMIENTO CUÁNTICO

PENSAMIENTO CUÁNTICO

Nuestro cerebro es un sistema celular interconectado, cuyas células están constituidas por moléculas, y éstas por átomos, que operan como campos de ondas esféricas estacionarias de carácter electromagnético, ocupando los niveles de energía subatómicos, cuantizados por la frecuencia vibratoria  de la onda respectiva, según la famosa ecuación de Max Planck. Dichas energías subatómicas se manifiestan, como energía potencial electrostática, acumulada en dichos niveles, que son las que permiten la emisión de pulsos eléctricos, que se constituyen en la base de toda información cuántica. Estos pulsos eléctricos obviamente, son funciones de onda electromagnética y por lo tanto, el pensamiento originado en el cerebro como pulsos electromagnéticos, es también  una función de onda electromagnética, y la Naturaleza, al estar constituida esencialmente por átomos, funciona como un sistema interconectado de ondas electromagnéticas, sabiamente dirigidas por el pensamiento cuántico, ya que él es una función de onda electromagnética que opera en todos los rangos del espectro electromagnético.

La característica fundamental de las ondas electromagnéticas subatómicas es, que al ser ondas esféricas con vibración intermitente, captan y a la vez, emiten pulsos eléctricos (ionización) que las facultan para ser unidades de información cuántica, de allí que los átomos estén capacitados para emitir pulsos eléctricos de igual frecuencia a los pulsos captados.

En consecuencia, todos los fenómenos de la Naturaleza se rigen por ésta elemental transferencia de información, dado que su estructura está basada en los paquetes atómicos primordiales, generados por la fuerza esférica centrípeta, que confina energía potencial gravitatoria en el núcleo atómico, y que por acción y reacción, genera energía potencial electrostática en los niveles orbitales, desde la noche de los tiempos. Consecuentemente, quienes pretenden estudiar dichos fenómenos, incorporando instrumentos artificialmente dotados de pulsaciones electromagnéticas que violan el rango establecido por la misma Naturaleza, no pueden obtener, sino una errada interpretación de los mismos, según el principio de incertidumbre, postulado por Heisemberg, porque siendo estos fenómenos establecidos por el pensamiento cuántico, es sólo a través de él, que se pueden establecer sus principios.

De la misma manera, quienes pretenden interpretar el mundo de la vida, inventando palabras que no coinciden con las manifestaciones objetivas de la Naturaleza, creando dogmas hipotéticos y conjeturales, con evidentes propósitos de subyugación, para la dádiva manipuladora, terminan siendo prisioneros de su propios laberintos.


Autor:

Jose Roberto Gómez Gutierrez
espiritusolar@gmail.com

Compartir

Comentarios

No hay comentarios disponibles