LAS LEYES NATURALES SON EL PRINCIPIO LEGÍTIMO DEL ORDEN CONSTITUCIONAL

LAS LEYES NATURALES SON EL PRINCIPIO LEGÍTIMO DEL ORDEN CONSTITUCIONAL

La constitución de un Estado, tiene su origen en la necesidad de organizar la sociedad, asignando funciones directivas en las diferentes áreas de la Administración Pública y Privada.

Dado que el espíritu de toda Ley humana, debe estar dirigido a establecer parámetros de conducta, tanto individual como colectiva, que no violen la armonía de la Naturaleza; es necesario que los estudiosos de las Leyes Naturales y de la conducta humana, como son los científicos, sicólogos y sociólogos, tengan un papel fundamental en la elaboración de las Leyes.

La suplantación de ésta función primordial para la organización de un Estado Libre y Soberano, por actores de origen espurio, es la que ha llevado a la actual civilización, al caos indescifrable que estamos presenciando.

Jamás en la historia de las civilizaciones, ha sido posible superar, la insana intervención de sectores contrarios al establecimiento de correctas relaciones humanas, dado que el derecho fundamental de la sociedad, a vivir en armonía, fue cercenado desde el mismo momento en que se estableció la división de clases, entre patrones y esclavos, como una clara legitimación abusiva, de poder usufructuar el esfuerzo ajeno, por los corruptos linajes de sangre, vilmente legitimados por cosmovisiones primitivas, amañadas para su propio beneficio.

Violación infame del Orden Natural, patrocinada con el silencio cómplice de todas las religiones, coludidas con los poderes espurios, entronizados a través de la violencia homicida.

Al dictaminar la Economía Científica Solar, que la Termodinámica Solar, como fuerza cósmica natural, que sustenta toda la Vida Biosférica, es el único patrón físico y real de respaldo para la conversión y emisión de dinero, capaz de remunerar con justicia, el esfuerzo físico y mental de todos los trabajadores, sin necesidad de imponer cargas tributarias de ningún tipo, para beneficio de todos los corruptos; la división de clases quedará absolutamente cancelada, para dar paso al reconocimiento de los mejores exponentes de la especie humana, que transformarán el caos urbano, originado por la codicia de los constructores incompetentes; en el Orden Rural, restaurador de los ecosistemas, que para la Economía Científica Solar con su liquidez infinita, si será una actividad rentable de beneficios generales, con retos gigantescos en infraestructura vial y redes de comunicación educativa, conectando todos los municipios y veredas, de una región andina como la nuestra, donde sus laboriosos habitantes rurales, aman la fértil tierra que les vio nacer y por eso, serán capaces de convertirse en el polo de desarrollo sostenible, libres ya de los parásitos, ignorantes, viciosos y soberbios que habitan las grandes urbes, que colapsarán sin remedio, ante la inseguridad y la corrupción reinante.


Autor:

Jose Roberto Gómez Gutierrez
espiritusolar@gmail.com

Compartir

Comentarios

No hay comentarios disponibles