LA LUZ ES LA VERDADERA FUENTE DE LA VIDA

LA LUZ ES LA VERDADERA FUENTE DE LA VIDA

Un anión, viene a ser un átomo cargado positivamente, es decir, con una energía nuclear magnética (fuerza esférica centrípeta), mayor a su contraria, la energía electrostática      (fuerza esférica centrífuga), que oscila en las ondas electromagnéticas, que ocupan los orbitales, identificados en el espectro que caracteriza a todo átomo.

El anión por lo tanto, es un átomo inestable y para recuperar su equilibrio interno se ve en la obligación de captar energía electrostática que le devuelva su equilibrio.

Un catión por el contrario, viene a ser un átomo cargado negativamente, es decir, con una energía orbital electrostática mayor a la energía nuclear magnética, que también le da un carácter inestable y por lo tanto, se ve en la necesidad de ceder energía  electrostática para volver a equilibrarse.

Dado que las ondas electromagnéticas que ocupan los orbitales, transportan energía; la transferencia de energía que se efectúa entre átomo y átomo, es obviamente de carácter ondulatorio y no corpuscular, es decir, son radiaciones de Luz no visible, que también transportan calor, que como ya hemos dicho, es la fuente de la vida cuántica y orgánica.

En estas condiciones es fácil comprender, lo que es un átomo ionizado positiva o negativamente y como las radiacioes solares, que son ondas electromagnéticas eyectadas desde el campo electrostático del Sol, bombardean la biosfera terrestre, contribuyendo con las ionizaciones inducidas por ellas a la formación o disociación de miles de moléculas orgánicas, cuyos compuestos hacen posible la diversidad de vida compartida, cuya característica esencial es, dosificar la transferencia de calor, que permita mantener el equilibrio termodinámico de todos los átomos, que como ya hemos indicado, son unidades oscilatorias de energía, dotadas de capacidad autónoma para mantener su equilibrio a toda costa, asociándose con otros  o rompiendo enlaces no apropiados para su beneficio.

Ese es, el circuito continuo y eterno de la Vida Biosférica sustentada por el Sol.

La existencia de una fuerza nuclear magnética, que por acción y reacción, induce un campo de fuerzas electrostáticas alrededor del núcleo, se puede demostrar, analizando el efecto atractivo que realiza un campo artificial magnético, sobre una bobina de cobre, girando sobre su eje a gran velocidad, lo que multiplica el efecto atractor del campo magnético artificial, sobre la fuerza nuclear magnética de los átomos de cobre, que al debilitarse; debilita también los campos de fuerza electrostátícos conectados a tierra, permitiendo el flujo de dicha corriente eléctrica, a través de los hilos conductores de las grandes hidroeléctricas.


Autor:

Jose Roberto Gómez Gutierrez
espiritusolar@gmail.com

Compartir

Comentarios

No hay comentarios disponibles