LA INFLUENCIA DEL SOL EN LA CONSOLIDACIÓN DE LA VIDA BIOSFÉRICA

LA INFLUENCIA DEL SOL EN LA CONSOLIDACIÓN DE LA VIDA BIOSFÉRICA

Como ya lo hemos afirmado con insistencia, la metafísica cuántica es la disciplina mental, por medio de la cual se analizan los fenómenos físicos, que son la base de todos los sistemas cuánticos atómicos que constituyen todo el universo, y por eso, las ciencias básicas de la Naturaleza se constituyen en las ciencias auxiliares por excelencia, de esa experimentación mental.

En ese orden de ideas, dicha ciencia, se atreve a concluir, que las radiaciones infrarrojas emitidas por el Sol, que bañan a diario la superficie planetaria conocida como biosfera, son las que proporcionan a todos los organismos que la habitan, su modus vivendi.

Los átomos, cuando se cohesionan para formar moléculas, establecen la primera colaboración armónica de que se tenga noticia, en la historia natural,, cuyo propósito inicial consiste, en establecer una sociedad, capaz de compartir en forma recíproca, la energía térmica propia de su espectro, que al ser transferida, los desequilibra y por eso se ven obligados a estabilizarse, absorbiendo de nuevo la energía perdida, para así mantener su equlibrio térmico interno, que es la condición sin la cual, no existe la vida.

Los átomos en estado neutro, permanecen en equilibrio, y solamente cuando son ionizados por la acción de las radiaciones solares, tienden a formar moléculas.

Ya hemos explicado con anterioridad, que las moléculas de agua son formadas en la ionosfera, por la acción ionizante de las radiaciones solares, sobre los átomos de hidrógeno y oxígeno, presentes allí, y como el agua al descender a la superficie contribuyó a disolver la mayoría de las sustancias, que posteriormente sirvieron para la formación de las moléculas orgánicas, que más tarde se combinaron, para formar estructuras más complejas, seleccionadas siempre, con el propósito simbiótico de compartir la transferencia recíproca de energía térmica, considerada a nivel cuántico, como la Ley Suprema que permite la supervivencia de los sistemas atómicos, moleculares y celulares, que configuran todos los organismos y especies, surgidos a través de millones de años de evolución, sobre la biosfera terrestre, y que siguen, en un proceso más complejo, las mismas Leyes primarias, de consumir, procesar y transferir energía térmica en formas más compuestas y variadas.

Al presentar todos los átomos coeficientes de conductividad térmica, ello significa, que al interior de su sistema de niveles de energía, se producen radiaciones electromagnéticas infrarrojas, que teóricamente corresponden a la energía térmica absorbida, procesada y transferida, cuyo patrón oscilatorio rige, toda presencia de vida, naturalmente sustentada por la radiaciones electromagnéticas infrarrojas, emitidas por el SOL.


Autor:

Jose Roberto Gómez Gutierrez
espiritusolar@gmail.com

Compartir

Comentarios

No hay comentarios disponibles