EL ORIGEN LEGÍTIMO DEL DERECHO CONSTITUCIONAL PARA UN ESTADO NACIÓN LIBRE Y SOBERANO

EL ORIGEN LEGÍTIMO DEL DERECHO CONSTITUCIONAL PARA UN ESTADO NACIÓN LIBRE Y SOBERANO

Dado que el creacionismo, es una doctrina subversiva del orden evolutivo natural, según el cual, las Leyes primordiales tienen su origen en la fuerza esférica centrípeta, que por acción y reacción, genera otra fuerza esférica centrífuga, estableciendo un estado oscilatorio para la aparición de las ondas electromagnéticas, que son la base de las Leyes inmutables que rigen todo sistema cuántico atómico y por consecuencia, de todos los sistemas universales, incluido el sistema solar en donde orbita el planeta tierra que habitamos y depredamos sin misericordia alguna, es menester declarar sin ningún temor, que dicho dogma propicia el culto a la personalidad, en detrimento, del culto debido a las Leyes físicas de la Naturaleza, que si son reglas imperativas de obligatorio cumplimiento, y cuyo desconocimiento nos ha llevado a obedecer legislaciones humanas, absolutamente contrarias al Orden Implicado en la Naturaleza.

Tan cierta es dicha apreciación, que el culto a la personalidad degeneró, en el culto a la codicia, como razón de Estado, para ejercer el dominio sobre las tierras y los hombres conquistados, que ha permitido el usufructo ilegal de los beneficios así obtenidos, a favor de élites espurias, que desconociendo el Bien Común Global impuesto por el Sol, a través de su dispensación termodinámica, que favorece la Vida Biosférica gracias a la cual supervivimos totalmente; suplantaron dicho culto original, para legitimar a través de la violencia homicida, el culto a las imágenes de dioses falsos, entronizados en los fastuosos templos, que contrastan con la miseria física y mental se sus feligreses.

Siendo las Leyes Naturales, la fuente principal del Derecho Natural Cuántico, el derecho de los pueblos a vivir en armonía con la Naturaleza que los sustenta, es el imperativo categórico que debe prescribir sin dilaciones, el Derecho Constitucional de todo Estado Nación legítimo, fielmente interpretado por los científicos sociales, que constituidos en un cuerpo unificado, por criterios de servicio al Bien Común Global, han de proscribir el uso de las armas, para dirimir conflictos personales o de sectas religiosas y políticas ambiciosas, contrarios a la responsabilidad universal compartida, que la Ciencia, como autoridad suprema y competente adquiere, al constituirse como la intérprete fiel y rigurosa, de la Naturaleza Viviente, que al incorporar en sus diversos ecosistemas, la perentoria obligación de absorber, procesar y transferir energía térmica sustentable, no permite la más mínima discriminación individual y colectiva, a fin de mantener el equilibrio termodinámico que como Ley Cósmica, debe ser incorporada al sistema económico, eliminando para siempre las inequidades sociales. 

 


Autor:

Jose Roberto Gómez Gutierrez
espiritusolar@gmail.com

Compartir

Comentarios

No hay comentarios disponibles