EL CAMBIO CLIMÁTICO

EL CAMBIO CLIMÁTICO

Las descargas eléctricas que observamos provenientes de la atmósfera, son el resultado de la acumulación en ella, de las cargas electrostáticas emitidas por las radiaciones solares, que ionizan los niveles de energía periféricos o de valencia que hacen parte de los campos electrostáticos que rodean los núcleos atómicos, de los átomos que ocupan las capas superiores de la atmósfera.

Dichas ionizaciones que convierten los átomos estables, en átomos sobrecargados negativamente (teniendo en cuenta que las cargas electrostáticas son negativas) alteran el equilibrio termodinámico propio de ellos y le transfieren a las capas superiores de la atmósfera una sobrecarga de temperatura o calor adicional, que se transfiere de manera repentina a la superficie terrestre, cuando los niveles de concentración electrostática en la atmósfera, supera los niveles permitidos.                                                                    La manifestación de tormentas eléctricas en ausencia de nubes, descalifica la teoría, según la cual, dichas descargas se producen por el choque de nubes cargadas o ionizadas negativamente.

El calor absorbido por la Tierra a través de estas descargas, es concentrado en sus capas magmáticas, que al aumentar su temperatura, reaccionan, produciendo erupciones volcánicas, que transfieren calor a la superficie para mantener el equilibrio termodinámico interno del planeta, ya que él, es un SER VIVO.

Bien sabido es, que la lava expelida en dichas erupciones, contiene variedad de sustancias, que contribuyen a enriquecer el limo de la Tierra, que favorece la producción de la capa vegetal.

Cuando dicha capa vegetal alcanzó su exuberancia en los comienzos de la formación de la Tierra, se convirtió en un sistema de protección y equilibrio termodinámico del cambio climático superficial de nuestro planeta.

En consecuencia, no hay que ir demasiado lejos para reconocer, a los verdaderos culpables de las alteraciones  climáticas tan desastrosas que estamos enfrentando como especie parásita.

Desafortunadamente, ya sabemos que la Leyes, han sido creadas por los verdaderos culpables de ésta transgresión medioambiental, y por eso, el Derecho Positivo derivado de dichas Leyes, no es garantía para volver a restaurar el equilibrio climático, alterado por los criminales intocables, gracias a las argucias de las normas legislativas, el silencio cómplice, de una ciencia coludida con los intereses mercantiles, que reniega de sus responsabilidades sociales y ambientales, y la complacencia inoperante, de unas religiones dedicadas a mirarse el ombligo, satisfechas de sus latrocinios.

 


Autor:

Jose Roberto Gómez Gutierrez
espiritusolar@gmail.com

Compartir

Comentarios

No hay comentarios disponibles