EL ÁTOMO ES, UNA UNIDAD DE CONCIENCIA CUÁNTICA AUTÓNOMA, DUÉLALE A QUIEN LE DUELA

EL ÁTOMO ES, UNA UNIDAD DE CONCIENCIA CUÁNTICA AUTÓNOMA, DUÉLALE A QUIEN LE DUELA

Al comprender que la conciencia es un acto de introspección o autorreflexión; la podemos asimilar, a la fuerza esférica centrípeta que dá origen a los átomos, como una manifestación de Conciencia Cuántica, dado que al inducir por acción y reacción una fuerza esférica centrífuga, se crea un sistema oscilatorio de ondas electromagnéticas o cuantos de energía, y por lo tanto; todos los átomos, son unidades de conciencia cuántica, que portan los códigos de información correspondientes a las frecuencias vibratorias de sus campos de ondas electromagnéticas de Luz o niveles de energia respectivos. Es decir, que todo átomo es consciente, de que vibra en determinado rango de frecuencias, que se establecen como su patrón vibratorio fijo, aún como integrante de una molécula, condición requerida para la formación de largas cadenas moleculares similares, que se replican en las células, aportándole a ellas también, un patrón fijo de combinaciones electromagnéticas para su funcionamiento, como sistema procesador de energía térmica interatómica, capaz de replicarse también, portando la información codificada, en los rangos de frecuencia vibratoria de los niveles de energía subatómicos, evidenciados en las líneas espectrales que caracterizan a todos los átomos y que son la base de los caracteres hereditarios.

Si observamos el mechero de una vela encendida, apreciaremos la descomposición de la Luz, alojada en los diferentes niveles de energía subatómicos, que permanece capturada por el átomo estable, como onda electromagnética y que al ser disipada por la combustión, es absorbida por los átomos del entorno como energía térmica.

Por lo tanto, al ser el átomo, una unidad de conciencia cuántica autónoma constituida por un sistema oscilatorio de ondas electromagnéticas de Luz, podemos inferir, que el Universo es una entidad superconciente, constituida por infinitas manifestaciones de información interactiva, que se combinan en los procesos de ionización positiva y negativa, que son la base de la cohesiones atómicas para formar moléculas y estructuras celulares que hacen posible la formación de vida interdependiente, mediante la transferencia recíproca de energía térmica, presente en las ondas electromagnéticas de los niveles periféricos o de valencia atómicos; proceso por medio del cual, los átomos jamás pierden su identidad, ya que ellos son, los más interesados en cumplr con la Ley de conservación de la energía.

Esta activación continua de energía térmica, recíprocamente transferida, es lo que constituye la Termodinámica de la Vida, inducida naturalmente por la Termodinámica Solar, que le aporta a los ecosistemas presentes en la biosfera terrestre, el alimento energético necesario para seguir vibrando en sus frecuencias específicas; razón por la cual, la Economía Científica Solar adopta de manera consecuente, dicha Termodinámica Solar, como patrón físico real de reserva para la conversión y emisión monetaria, capaz de satisfacer todos los requerimientos de financiación empresarial y de remuneración salarial y pensional digna y justa, permitiendo la recuperación y potenciación de todos los índices de desarrollo humano y ambiental, que la cavernícola economía primitiva, expoliadora y depredadora, no considera rentables.

Dada la capacidad infinita, que dicho patrón físico real, otorga a la Economía Científica Solar, para poseer tan gigantesca liquidez; todos los tipos de impuestos, tributos y préstamos a interés, serán abolidos para siempre, junto a todas las ociosas y corruptas burocracias religiosas y políticas, que con su ineptitud, han contribuido al caos, la violencia homicida y las guerras fratricidas.

Negar entonces, que la Luz es la esencia suprema, que induce y condiciona toda la actividad vital en todas las dimensiones, es una demostración fehaciente, de la ignorancia falaz, que le da prelación a los Egos infatuados, prendados de la avaricia, e incapaces de abordar con maestría, la rigurosidad que exige la Justicia, que por su ausencia, pone en peligro la estabilidad de las Vidas  Planetarias:

Así que, en ésta hora de tinieblas que vivimos, hago un llamado a las conciencias responsables, que han sido condenadas al ostracismo, por los siniestros dogmas subjetivos, enemigos de la ciencia; para rescatar los verdaderos valores superiores de la solidaridad humana y ambiental.


Autor:

Jose Roberto Gómez Gutierrez
espiritusolar@gmail.com

Compartir

Comentarios

No hay comentarios disponibles