Revista XXVIII No. 1 de 2021

La política de ciencia e innovación: Entre raíces culturales, clientelismo y grandes e inusitadas oportunidades

La política de ciencia e innovación: Entre raíces culturales, clientelismo y grandes e inusitadas oportunidades

Iván Montenegro Trujillo. Ingeniero Industrial.  MSc Ciencia Política. Consultor e Investigador independiente.

Resumen

Se abordan, en primera instancia, las causas de naturaleza cultural que instauran un círculo vicioso de: muy débil demanda de conocimiento por parte de los sectores económico y social, lo cual genera muy poca legitimidad para producirlo, que, a su vez, redunda en una producción científica dinámica y creciente aunque modesta, que nos mantiene en el atraso. A ello se suma una compleja situación de la institucionalidad. Para superar dicho circulo vicioso y la crisis institucional se proponen, en la dimensión institucional y política, unas acciones enfocadas a aprovechar tres grandes oportunidades: las recomendaciones de la Misión Internacional de Sabios, la utilización de posibles fuentes ciertas de recursos fiscales y las facetas positivas de la crisis social de Colombia y el mundo.    

Palabras clave: política, ciencia, cultura, clientelismo, oportunidad 

Abstract

In the first instance, the causes of a cultural nature that establish this vicious circle are addressed: very weak demand for knowledge by the productive and social sectors, which does not legitimize the generation of knowledge, implying low but dynamic scientific production, which, in turn, maintains the stagnation and backwardness of  the Colombian economy and society. Added to this is a complex institutional situation. In order to overcome this vicious circle and the institutional crisis, actions are proposed, in the institutional and political dimension, focused on taking advantage of three great opportunities: the recommendations of the International Mission of the Wise Men, the use of certain possible sources of fiscal resources and the positive aspects of the Colombian and global social crisis. 

Keywords: politics, science, culture, clientelism, opportunity 

Diagnóstico: raíces culturales de la baja legitimidad del conocimiento, crisis institucional y oportunidades. 

Las raíces culturales 

El propósito de este trabajo es continuar con un enfoque renovado del diálogo y debate sobre ciencia, tecnología e innovación, en su dimensión estratégica (Montenegro, Ordoñez, Centeno, 2020) con miras a incidir en nuestra cultura, destacando que, para ello, en lo inmediato se requiere fortalecer y crear estructuras de gobernanza del sistema nacional de CTeI que motiven una mayor demanda de conocimiento por parte de los actores del sistema.

De manera inesperada la pandemia nos ayuda a fortalecer una cultura ciudadana por la ciencia y el conocimiento, que en algunos sectores por fuerza van ganando legitimidad, cuya demostración son, entre otras, iniciativas políticas para la aprobación de leyes relacionadas con seguridad farmacéutica, decisiones empresariales como la instalación, a corto plazo, de una importante factoría para la producción de vacunas y otros medicamentos en alianza con universidades del exterior y de Colombia, y la formalización de acuerdos internacionales para lograr transferencia de tecnología en la fabricación nacional de vacunas (JoongAng Daily , 2021). Dichas acciones se dirigen en la correcta dirección, enmarcadas en las recomendaciones de la Misión Internacional de Sabios (Minciencias, 2020), y justificadas, en mayor medida, habida cuenta de los vínculos entre la crisis climática, la incidencia perjudicial de algunos sectores productivos y la crisis de salud, ya que según expertos existen entre 631.000 y 827.000 virus, tan o más mortíferos que el Covid-19, con probabilidad de ser transmitidos a los humanos (IPBES, 2019)

A pesar de la gran dinámica de crecimiento, en la última década, de la producción científica colombiana en el ámbito iberoamericano, su dimensión relativa es modesta –y se sitúa en un 50% del umbral requerido para lograr una dinamización de la inversión privada en investigación y desarrollo (Forero, 2018)–, y las principales causas de ello tienen asiento en la cultura. Se trata en primer lugar, del característico y sui generis sincretismo colombiano –la modernización en contra de la modernidad– expresado, desde comienzos del siglo XX, en el avance del sector productivo y de la infraestructura, sin variaciones sustanciales en la concepción tradicionalista del mundo, debido a la influencia de un enfoque confesional a partir del Concordato de 1887 y de la Constitución de 1886 (Jaramillo, 1998); y en segundo lugar, de acuerdo a Villaveces (Villaveces, 1991), ese particular sincretismo ha facilitado la introducción limitada de la racionalidad de la ciencia en nuestro País, y, además, debido a una concepción utilitarista de la misma, la educación en Colombia ha introducido una ciencia “por revelación” –de naturaleza religiosa–, en la cual el aprendizaje se realiza por autoridad, y en contra de lo que, en primera instancia, aprecian nuestros sentidos. Otra razón de la baja demanda de conocimiento es, desde hace tres décadas, la apropiación dogmática e ingenua del Consenso de Washington por parte de líderes políticos y de la tecnocracia colombiana, como enfoque de política pública para el desarrollo del país, que considera que la tecnología “está a la mano” (off the shelf) y es suficiente la adquisición de tecnología incorporada al capital.

Aquellas son algunas de las causas raíces de que exista muy poca demanda de conocimiento desde los sectores productivo y social, lo que no otorga legitimidad para su generación; por ello el monto de la inversión es vergonzoso en términos relativos, hecho que, a su vez, nos mantiene en el atraso. Se trata de un histórico e intrincado círculo vicioso que con el triunfo en una “batalla cultural” lograríamos instaurar su opuesto: un círculo virtuoso con base en acciones estratégicas que redunden en una creciente legitimidad de la ciencia, el conocimiento y la innovación.

La crisis institucional 

En mi concepto, actualmente la institucionalidad –normatividad y la gobernanza– se encuentra en una situación crítica: rupturas y mantenimiento de distanciamiento histórico entre grupos de agentes y actores del sistema, la declaración de inexequibilidad de la ley de creación de Minciencias, la gran debilidad de normas de gobierno sobre la estructura y funciones de éste (Decreto 2226 de 2019), y, sobre todo, la designación y posesión de un Ministro, presunto responsable de graves cuestionamientos a la integridad científica, hecho malhadado que demuestra el avasallamiento de la ética y la integridad científica por parte de una voraz clase política clientelista en aras de la utilización del desvencijado ministerio para apoyar las próximas actividades electorales. 

Las oportunidades 

Empero, en el contexto de la profunda crisis de Colombia, cabe mencionar tres hechos como grandes oportunidades: siendo la primera la Misión Internacional de Sabios que se constituye en un activo de gran valía porque contiene la definición de los tres grandes retos del país hacia el largo plazo, las propuestas de recomendaciones en los ocho focos prioritarios, cinco misiones emblemáticas a lograr en el año 2030 mediante treinta y seis proyectos interdisciplinarios de carácter estratégico. La gran propuesta de la Misión de Sabios de convertir a Colombia en una sociedad del conocimiento es factible de realizarse si existiere firme voluntad política para ello.  

La segunda: con la profunda crisis fiscal se develó en gran medida la posibilidad cierta de fuentes adicionales y alternas de recursos públicos cuya destinación en CTeI podría incrementarse, puesto que estudios sólidos de expertos y universidades (Garay. L. J., 2020) (Alvaredo F, 2014) demuestran la necesidad y conveniencia de realizar una reforma tributaria estructural aplicando los principios constitucionales de equidad, eficiencia y progresividad; y Fedesarrollo, a su vez, ha calculado la evasión y elusión en cincuenta billones de pesos al año.  

Y la tercera oportunidad: el gran estallido social en los últimos años, se constituye, de manera sorprendente, en una oportunidad de cambio cultural en nuestro ámbito mismo de la ciencia, tecnología e innovación, CTeI, ya que, de una parte, es una demostración que, en nuestro país y en el mundo, la falta de solidaridad y de respeto al ser humano no se tolerará más en el siglo XXI, en el sentido planteado en una reciente entrevista por el Profesor Gastón Soublette,(BBC, 2021); la solidaridad y el respeto deben ser valores de cultura que fortalezcan un sistema nacional. De otra parte, sería muy beneficioso conocer de manera profunda las facetas positivas de los espacios de resistencia a la represión gubernamental de los últimos meses, en cuanto a la voluntad de trascendencia a través de una vida mejor para las familias y amigos –postura “sacrificial” de los que no tienen nada que perder–, las diversas modalidades de solidaridad ciudadana barrial e inter clases, y aún, los intentos de la organización de la rabia (Cerosetenta, 2021) (García, 2021) (CINEP, 2021). Todo ello distinguiendo entre movilización social de la delincuencia; valores como el sentido de la existencia, la flexibilidad y creatividad en la organización local, son también valores de la cultura para incorporar en un sistema territorial de CTeI. 

Sin embargo, los agentes del ámbito de la CTeI se enfrentan a la contradicción: se desea la vinculación con el sistema político y, al mismo tiempo, no se desea la claudicación al clientelismo; tal es el reto, frente a la cual voy a proponer unos criterios y una ruta para resolverla.

Propuestas defensivas y propositivas 

Frente a la crítica situación de la institucionalidad, propongo, con urgencia, en primer lugar, la conformación de una instancia ad hoc de veeduría ciudadana sobre la acción del Ministerio (ley 851 de 2003), conformada por representantes de asociaciones científicas, gremios empresariales, organizaciones de la sociedad civil, con la misión de realizar seguimiento a la ejecución de recursos públicos, a la toma de decisiones, al trámite del diseño y contenido de la nueva ley de creación del Ministerio y de normas relacionadas, y que continúe con la legítima exigencia de la actuación inmediata de una instancia independiente que esclarezca los graves cuestionamientos de la integridad científica del actual Ministro. 

En segundo lugar, y en relación al diseño de una nueva ley de creación del Ministerio, considero prioritario resaltar, de manera general: la necesidad que el diseño de aquél posibilite la efectividad en la gestión gubernamental de CTeI, y que, al mismo tiempo, preserve el espacio para el posterior e inmediato diseño de un sistema nacional de CTeI con capacidad de prospectiva estratégica de largo plazo y de evaluación de impacto de las políticas. No es conveniente que en el diseño del Ministerio se le abroguen misiones y funciones de otras instancias del sistema debido a las incompatibilidades que se producirían y por la física imposibilidad de cumplirlas.  

Es necesario, en tercer lugar, que la nueva ley diferencie con claridad la naturaleza de una política de Estado y la de una política de gobierno. La primera es un acuerdo político al más alto nivel que contiene una visión de largo plazo que contribuye al desarrollo del país, define unas temáticas prioritarias en ciencia, tecnología e innovación (educación); traducidas en lineamientos estratégicos, programas interdisciplinarios, reformas y/o adecuación de la institucionalidad. La política de gobierno, se enmarca en la política de Estado, tiene un alcance relacionado con el mandato del gobierno de turno, con algunas especificidades y matices según dicho mandato ciudadano, más alineada con la primera.

En cuarto lugar, es preciso subrayar que la misión esencial del Minciencias consiste en la implementación de la política de Estado de CTeI y la gestión de la política de gobierno –precisión de la política del cuatrienio respectivo de acuerdo al mandato popular sobre el programa de gobierno, y a la alineación con la política de Estado, y su ejecución–. El Ministerio deberá contar, entre otras, con una unidad organizacional con la ubicación y la capacidad para liderar la batalla cultural por la apropiación del conocimiento y la ciencia en la sociedad colombiana.

En quinto lugar, esa especialización en la gestión gubernamental del Ministerio, debe ser complementada con una gestión prospectiva y estratégica de un Consejo Nacional de CTeI al más alto nivel del Estado conformado por el Presidente de la República, algunos ministerios, y representantes, elegidos por meritocracia, de la academia, el empresariado y la sociedad civil; su misión y principales funciones serán la de liderar la formulación y aprobación de una política de Estado en CTeI, su integración con el Plan Nacional de Desarrollo del gobierno respectivo, y la coordinación e integración con las demás políticas sectoriales y planes territoriales de desarrollo; promover que el financiamiento de la política de CTeI se incluya en el marco fiscal de mediano plazo; asume también el liderazgo de la evaluación de impacto de la política como un todo o de sus componentes, con miras a facilitar el rediseño y ajuste de aquella (Montenegro I. , 2021) (Academia de Ciencias, 2018) (Academia de Ciencias, 2018). 

En sexto lugar y en cuanto a la política de Estado en CTeI, ésta tiene como fundamentos, entre otros: el trabajo de la Misión de Sabios, el Libro Verde, la Estrategia de Crecimiento Verde, (Nupia, 2020), las reflexiones realizadas con motivo de la pandemia (Garay, 2020) (Javeriana, 2020 2021), que, para su diseño, con una metodología participativa, debe abordar un acuerdo sobre una priorización e integración temáticas, y la definición de una hoja de ruta general, con un horizonte hacia el año 2030.

Conclusiones 

La resolución de la contradicción aludida arriba, requiere, en lo inmediato de la veeduría sobre la acción del Minciencias que signifique una férrea defensa de la ética y la integridad científica, el debate público sobre las propuestas de nueva ley de creación del ministerio y sus normas asociadas y sobre la política estatal de CTeI; y la decisión de la preparación de una nueva ley de CTeI que incluya, entre otros asuntos, la creación de un Sistema específico de Carrera administrativa del personal que presta sus servicios en las entidades que integran el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, la actualización del modelo de contratación en el ámbito de la CTeI, propiedad intelectual, y la gobernanza del sistema.  

Un proceso de fortalecimiento del sistema nacional de CTeI debe tener en cuenta que el estallido social se produce a nivel global, y que se trata de una manifestación de la grave crisis de un orden económico y social mundial que ha afectado la psiquis del ser humano y la sostenibilidad de la naturaleza (Soublette, 2020). Es una oportunidad para reflexionar sobre la ética de la ciencia, puesto que se debe reconocer que el valor del conocimiento se ha desplazado de la verdad a la utilidad. 

Cada vez más es claro que la política de CTeI y el sistema nacional de CTeI no deben tener como norte el alcance (catch-up) de los países industrializados (Arocena, 2021), tanto por razones de límites en la disponibilidad de los recursos planetarios, pero ante todo, por los efectos de la civilización industrial y la tecnología sobre el marchitamiento psíquico de las personas (Soublette, 2020)  (BBC, 2021), y, más a fondo: en razón a los múltiples efectos negativos del ser, en la ontología tradicional de la modernidad, que instrumentaliza personas, grupos sociales de la exterioridad del mundo (Dussel, 1996).  

Así que, con perspectiva futurista desde el presente, comparto el pensamiento de Soublette: “La solidaridad puede volver al mundo solo por un cambio de paradigma cultural, fruto del trabajo sostenido de minorías disidentes que asocian a personas que tienen virtud y sabiduría para conducirse en la vida.” Y esto aplica para la construcción de la política de CTeI y de nuestros sistemas de CTeI.

Referencias

Academia de Ciencias. (2018). Desafíos para el 2030: ciencia, tecnología, educación y medio ambiente.  

Academia de Ciencias. (2018). Sobre el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación. Bogotá D.C. 

Alvaredo F, L. J. (2014). Altos ingresos e impuestos de renta en Colombia 1993-2010. Revista de Economía Institucional, vol. 16, n.º 31, 157-194. 

Arocena, R. S. (2021). The need for new theoretical conceptualizations in National Systems of Innovation, based on the experience of Latin America. Economics of Innovation and New Technology, 20:7, 814-829. 

BBC. (mayo de 2021). https://www.bbc.com. Obtenido de https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-56847853 

Cerosetenta. (Julio de 2021). Hombro a hombro: las voces de la primera línea. Obtenido de https://cerosetenta.uniandes.edu.co/hombro-a-hombro-las-voces-de-la-primera-linea/ 

CINEP. (1 de Septiembre de 2021). Obtenido de https://www.cinep.org.co/Home2/component/k2/tag/Paro%20Nacional.html 

Dussel, E. (1996). Filosofía de la Liberación. Nueva América. 

Forero, C. (2018). Modelos lineales y umbrales en la relación ciencia y tecnología. Bogotá D.C. 

Garay, L. J. (2020). Colombia. Transformaciones estructurales en un contexto internacional en transición. Planeta Paz Embajada de Noruega. 

Garay. L. J., E. J. (2020). Desigualdad y Reforma estructural. Desde abajo. 

García, V. O. (Julio de 2021). Razón Pública. Obtenido de https://razonpublica.com/protestas-violencia-no-espacio-dialogo/ 

IPBES. (2019). Summary for policymakers of the global assessment report on biodiversity and ecosystem services of the Intergovernmental.  

Jaramillo, R. (1998). Colombia: la modernidad potergada. Bogotá D.C.: Argumentos. 

Javeriana, U. (2020 2021). Foros Javerianos 2020 2021. Obtenido de Universidad Javeriana: https://www.javeriana.edu.co/foros-javerianos/ 

JoongAng Daily . (August de 2021). JoongAng Daily. Obtenido de https://koreajoongangdaily.joins.com/2021/08/26/national/diplomacy/colombia-health-minister-fernando-ruiz/20210826180001004.html 

KIM, L. (1997). Imitation to Innovation. Harvard Business School Press. 

Minciencias. (2020). Colombia: hacia una sociedad del conocimiento. Vol I. Bogotá D.C. 

Montenegro, I. (2021). ADECUACIÓN DE LA GOBERNANZA EN CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN EN PAISES EN DESARROLLO:. Inédito. 

Montenegro, Ordoñez, Centeno. (27 de Julio de 2020). Es hora de renovar la conversación sobre ciencia e innovación en Colombia. Obtenido de https://razonpublica.com/hora-renovar-la-conversacion-ciencia-e-innovacion-colombia/ 

Nupia, C. M. (2020). Ciencia, Tecnología e Innovación para el Desarrollo Productivo . FESCOL. 

Soublette, G. (2020). Manifiesto. Peligros y oportunidades de la megacrisis. UC. 

Villaveces, J. (1991). Modernidad y Ciencia en Colombia. Bogogá . 

Whitelegg, K. W. (2008). Strategic Gobernance of R&D. Related Policies Erawatch. 

 

Figuras

Figura 1: Misión de sabios

Foto 1: Artículo Iván Montenegro

Foto 2: Iván Montenegro

Compartir