Divulgación de la astronomía en Colombia para niños y niñas

Divulgación de la astronomía en Colombia para niños y niñas

Autor: Ángela Pérez

Resumen

En 2006 se establecieron dos programas especiales de astronomía, uno en Holanda y otro en Colombia, que buscaban comunicar ésta a los niños de preescolar y de primaria. Uno de ellos se denominó UNAWE (cuyas siglas significan Conciencia del Universo) en Leiden, y el otro Astronomía para niños y niñas de Preescolar, en Bogotá. Curiosamente, ninguno de los dos conocía del surgimiento del otro.

Ambos programas contemplaban la inclusión de unos aliados estratégicos: profesores y profesoras que acogieran a la astronomía como compañera en su labor docente. Varios casos exitosos demostraron cómo esta maravillosa ciencia enriqueció y facilitó aprendizajes significativos en el aula. Diez años después aún hay un alto número de profesores y lugares por alcanzar. El reto es continuar incrementando en Colombia la participación de niños y profesores en ambos programas, de tal modo que, desde la astronomía, se aporte también a la formación de ciudadanos locales y del mundo: habitantes de un planeta.


Universe Awareness, UNAWE (1), que se traduce al español como “consciencia del universo”, es un programa internacional que propone que la astronomía y sus ciencias relacionadas inspiren a la población infantil (4 a 11 años) con las maravillas del Universo. Una historia paralela de divulgación une el origen de este programa en Leiden, Holanda, con la popularización de la astronomía para este público en el marco del programa de Astronomía para Niñas y Niños de Preescolar implementado por el Planetario de Bogotá en 2006, bajo la dirección de Catalina Nagy. En el presente año estas dos iniciativas cumplen 10 años, ambas implementando diversas estrategias de divulgación y enseñanza de esta atractiva ciencia a los niños y niñas de preescolar, quienes también son ciudadanos del mundo y del universo.

En Colombia este viaje pudo haber empezado con el encuentro de dos pasiones en un mismo punto. Por una parte la mirada soñadora y segura de una joven Licenciada en Educación Preescolar confiada de que toda experiencia que viva un niño o niña en el aula o fuera de ella pueda llevarlos a aprendizajes divertidos, claros y significativos; y por otra, el placer intelectual que produce la astronomía como mediadora de aprendizajes, al describir de manera clara y enfática nuestro entorno. Esta ciencia, alimentada por múltiples disciplinas, es la forma más natural de transversalizar el conocimiento, y, en mi concepto, la mejor forma de permitir que los infantes construyan colectivamente conocimiento e interpreten, exploren y entiendan su entorno. Bien se dice que “la astronomía es madre de todas las ciencias” (2).

En el año 2006 estas dos pasiones personales, la enseñanza a preescolares y la astronomía, tuvieron la oportunidad de ser reunidas en una institución Distrital: el Planetario de Bogotá, en donde se consolidó el programa de “Astronomía para preescolar”, el cual aportó desde el primer momento, actividades didácticas para la enseñanza de la astronomía, especialmente diseñadas para niños y niñas entre los 4 y los 6 años de edad.

¿Por qué los niños y las niñas? Y, ¿por qué la Astronomía? Pues bien, porque ambos han generado en mí la mayor atención y curiosidad. Los actores infantiles me han motivado toda la vida, desde siempre quise ser maestra de preescolar, pues siempre consideré que “Los niños y niñas también son ciudadanos” (3) y así lo destaqué en mi trabajo de grado de la universidad. Y con mi primer ejercicio profesional, los niños de kínder me dejaron ver que quieren explorar, quieren entender su entorno, quieren responder preguntas, son sensibles a todo y desean conocer. Para ellos, la construcción de conocimiento es un ejercicio natural que en principio es literalmente nuevo, por lo que se maravillan con cada cosa entendida.

Ahora bien, según los clásicos en psicología infantil, en esta etapa se diferencian dos ciclos: “primera infancia”, de 0 a 3 años, y “segunda infancia”, de 3 a 6 años. Estas edades son básicas para garantizar el éxito cognitivo y social a lo largo de la vida. En dichas edades pueden fortalecerse los aprendizajes y las predisposiciones encontradas en etapas de la infancia en los siguientes años, argumentos que me motivaron a implementar estrategias de divulgación y enseñanza de la astronomía en estas poblaciones.

Para la población menor de 6 años hay ciertas características generales que enmarcan su desarrollo y que pueden favorecer los aprendizajes de diversos conocimientos entre los cuales la astronomía encuentra un nicho especial, debido a su interdisciplinariedad. El desarrollo cognitivo de los niños en esta corta edad está fundamentalmente relacionado con el aspecto psicomotriz, de aquí la importancia de fortalecer las actividades encaminadas en esta línea de acción. También ofrecer actividades que enriquezcan el aprendizaje cognitivo desde temprana edad, agradeciendo la flexibilidad del cerebro pues este puede realizar hasta 700 nuevas conexiones neuronales cada segundo (4) beneficio que se va perdiendo con la edad.

¿Por qué la Astronomía? Porque es un conocimiento maravilloso que siempre ha fascinado a la humanidad.  Muchos hemos sido cautivados por sus misterios, especialmente desde temprana edad. Recuerdo de niña haber presenciado un eclipse de Sol, que llevó a la calle a muchos niños y niñas con quienes disfrutamos de la oscuridad repentina en pleno día. La astronomía se manifiesta todos los días y con ella, y todas las ciencias que la componen, se pueden explicar muchas de las preguntas formuladas por los niños, que son en ocasiones, las más difíciles de todas.

De acuerdo con lo anterior, este fue el inicio de una larga relación entre la astronomía y la población infantil, que me llevó a pensar que la astronomía tiene aportes importantes que ofrecer en la escuela, específicamente como herramienta pedagógica, fortaleciendo procesos de aprendizaje en los estudiantes de preescolar y otorgando a los profesores nuevas formas de enseñanza.

La astronomía ya había tocado las puertas de muchas escuelas y colegios colombianos, mayormente hacia estudiantes de bachillerato. Esto porque se consideraba que la Astronomía no era para incluir en el preescolar, no solo por los estudiantes sino por la debida preparación de sus profesores. De ahí, que el éxito de la “Astronomía para niñas y niños de preescolar” está directamente relacionado con la cualificación de sus profesores. Por estas razones, el Planetario de Bogotá realizó en 2006 un primer ejercicio de asesoría y formación en astronomía para profesores de preescolar y primaria. Para ese fin, también se desarrollaron contenidos y materiales didácticos especialmente diseñados para su utilización en el ejercicio pedagógico.

En los primeros cinco años de divulgación y enseñanza de la astronomía con profesores y estudiantes de preescolar, noté cómo la participación de profesoras de preescolar interesados en el tema era cada vez mayor. En esos años, el acompañamiento y asesoría por parte del Planetario impulsó fuertemente a la astronomía para preescolares, incluso, llegando a más de 4.000 estudiantes preescolares y por lo menos a 100 docentes, gracias, en gran parte al programa Escuela Ciudad Escuela de la Secretaría de Educación del Distrito. Este proceso de presentación de la astronomía al profesorado tuvo un inicio más bien difícil debido a que algunos de los profesores lo consideraban como una carga adicional, además de que no se sentían suficientemente preparados para responder preguntas de los estudiantes y en ocasiones, preferían “conservar la línea de enseñanza” que habían llevado a lo largo de su carrera como docentes. Muy pocos de ellos tomaron el riesgo, o mejor, el reto.

Las profesoras y los profesores que desarrollaron proyectos de astronomía en sus escuelas con estudiantes de preescolar en el marco del programa mencionado, demostraron que esta ciencia también es “cosa” de niñas y niños. De esa manera pude ver cómo algunas profesoras(es) del primer ciclo educativo permitieron que la astronomía entrará a su aula y la convirtieron en una aliada a través de la cual adelantaron procesos curriculares de enseñanza, de lectura y escritura. El primer intento satisfactorio lo realizamos con el Instituto Educativo Distrital (IED) Rodrigo Lara Bonilla, liderado por la profesora de preescolar Otilia Galeano, la primera profesora que llevó la astronomía al aula de preescolar en Bogotá. Como éste, otras profesoras lo impulsaron en varias otras escuelas. Uno de los procesos más destacados fue el de “Chiquinautas”(5), un hermoso y activo proyecto de experimentación con la astronomía, que se implementó en el preescolar de una institución educativa oficial de Bogotá.

Chiquinautas fue una demostración excelente de lo que la Astronomía puede provocar en el aprendizaje de estudiantes de preescolar, por supuesto con el trabajo comprometido y constante de las profesoras Diana Martínez y Bertha Cáceres. Chicos entre los 4 y 6 años de edad del IED Fernando Mazuera Villegas se maravillaron con el Universo a través del proyecto de Aula “Chiquinautas: Viajemos más allá de la Tierra”. Con este proyecto, los estudiantes respondieron preguntas sobre los viajes espaciales, buscaron información con ayuda de sus profesores y padres, realizaron construcciones conjuntas, formularon respuestas de acuerdo a sus saberes previos, corroboraron la información con el intercambio de saberes con expertos en ciencias del espacio y prepararon exhibiciones de astronomía para padres de familia y para ferias de las ciencias en donde compartieron sus aprendizajes y experiencias.

En 2008 la organización UNAWE Internacional, en cabeza de Carolina Ödman visitó Colombia, conociendo así el programa de astronomía para preescolar del Planetario, fundado dos años antes. Esta visita resultó ser un gran espaldarazo a nuestro trabajo en astronomía con la población infantil y evidenció a los escépticos que la astronomía puede y debe llegar también a los docentes y a los estudiantes de preescolar, e incluso a sus familias.

Con el establecimiento de UNAWE en Colombia se ha venido impulsando, con cada vez más voluntarios, la iniciativa de fortalecer la formación de profesores en preescolar y enriquecer, con actividades de astronomía para niños y niñas de preescolar, los ambientes educativos de esta población. Para ello utiliza como símbolo un globo inflable de la Tierra, sin líneas divisorias entre los países, pues todos los niños y niñas son ciudadanos del mundo y comparten un mismo propósito: conocer, entender y aprender sobre su entorno natural inmediato y más allá de éste.

La red de profesores y divulgadores que se han dado la oportunidad de aprender astronomía para llevarla a la Escuela o divulgarla utilizando técnicas especiales adecuadas y recomendadas para la población de preescolar han recibido, por su compromiso y dedicación, un globo del programa UNAWE- Colombia. Más de 50 voluntario s locales, distribuidos como lo muestra el mapa, han recibido este símbolo internacional. Es una red que sigue implementando estrategias para fortalecer el trabajo a distancia y la construcción conjunta de experiencias.

Aún muchos lugares en Colombia por alcanzar con un programa de formación de maestros en Astronomía lo que permitirá que se incremente el número de niños y niñas colombianos que puedan tener acceso a este tipo de conocimiento.

En el año 2012, UNAWE Internacional invirtió en el diseño de una maleta didáctica de Astronomía para continuar su labor divulgativa. La maleta fue llamada “El Universo en una Caja”. En Colombia se distribuyeron 10 de estas maletas, llegando a ciudades como Barranquilla (1), Bogotá (3), Cali (1), Boyacá (1), Medellín (1), Leticia (1), Ibagué (1) y Santander (1). Esta herramienta pedagógica en manos de personas comprometidas puede enriquecer la enseñanza de esta ciencia a nivel escolar y extraescolar, actúa como semillero itinerante para llevar el universo a más niños y niñas en Colombia. El manual en español fue traducido en Colombia y se encuentra en línea a través de la página UNAWE Colombia.

En el Año 2014 se realizó el primer curso de UNAWE en Colombia en las instalaciones del Planetario de Bogotá que contó con la participación de más de 40 docentes, donde profesionales en educación, en artes y en otras profesiones que trabajan con niños de preescolar, asistieron para aprender sobre enseñanza y didáctica de la astronomía y ponerlo en práctica en colegios, museos, bibliotecas y ludotecas. Con gran entusiasmo se vivió una semana enriquecida con actividades de astronomía y actividades de movimiento del cuerpo para explicar algunos fenómenos astronómicos, talleres experimentales, proyectos de aula en astronomía, textos infantiles acerca de la enseñanza de la astronomía y conversaciones que llenaron el ambiente de ideas sobre la astronomía, la escuela y la niñez.

UNAWE como programa de la UAI (Unión Astronómica Internacional) invita a fortalecer la divulgación de la astronomía para la población infantil. Desde Colombia se hacen esfuerzos premiosos pero seguros que van abriendo espacios para la discusión sobre el valioso papel que tiene la astronomía en los procesos de formación del profesorado de preescolar quienes, en consideración de muchos autores, deben tener la formación más completa, precisa e interdisciplinaria posible, pues son los responsables, junto con los padres, de brindar una educación integral y de calidad a las niñas y a los niños.

El objetivo más ambicioso de UNAWE Colombia es que cada vez más niñas y niños puedan conocer las maravillas del universo y se pregunten sobre este. Para alcanzar esta meta seguimos insistiendo en la formación de profesores de preescolar, para lo cual soñamos con más profesores de preescolar y de divulgadores que deseen emprender una aventura espacial de aprendizaje con sus estudiantes o públicos preescolares.

REFERENCIAS 

(1). UNAWE, Inspiring every child with our wonderful cosmos. http://www.unawe.org/resources/guides/AstroArtUNAWEBook/

(2). Kegel, 1987 Astronomia: ciencia interdisciplinaria. [Version electronica] Revista UNIVERSITAS, Vol XXV #1. Disponible es http://sisbib.unmsm.edu.pe/bibvirtualdata/ publicaciones/consejo/boletin45/articulo_interes.pdf

(3). Perez, 1998 Los ninos y las ninas tambien son ciudadanos. Universidad Pedagogica Nacional. Proyecto de grado 2002

(4). Universidad de Harvard (2000). La ciencia del desarrollo Infantil. Publicacion electrónica Simposio Nacional sobre Ciencia y Politica para la primera infancia de la Universidad de Harvard y Banco Interamericano de Desarrollo. [Version electronica] http://developingchild. harvard.edu/resources/la-ciencia-del-desarrollo-infantil-temprano/

(5). Caceres y Martinez, 2008. Institucion Educativa Distrital Fernando Mazuera Villegas. Proyecto Pedagogico "Chiquinautas: viajemos mas alla de la Tierra". Recuperado registro audioviusal. Disponible en https://www.youtube.com/watch?v=Id_bogfzGic

Compartir